domingo, 9 de diciembre de 2012

TRATA DE PERSONAS



Por: Mariana García Iñiguez,
Armando Domínguez Lemus,
Ricardo Ortiz Elías,
Nubia Nohemí Valdés Ontiveros
ASI-GUADALAJARA

Vivimos en un mundo acelerado, que desconoce mucho de lo que pasa en su entorno. Personas atrapadas, en engaños, explotación laboral, vejaciones, abusos, explotación sexual, solo algunas aberraciones de las cuales son objeto. Resulta increíble pensar que esto existe en estos tiempos de “modernidad mental”.

Koffi Annan, secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), manifestaba que: “El problema de la trata de personas y el conjunto de violaciones de los derechos humanos que ello implica presentan algunas de las cuestiones más difíciles y apremiantes en el calendario internacional de los derechos humanos.

La complejidad del problema obedece a los diferentes contextos políticos y dimensiones geográficas en que se plantea; a las diferencias ideológicas y conceptuales de criterio; a la movilidad y adaptabilidad de los traficantes; a las diferentes situaciones y necesidades de las víctimas del tráfico; a la inexistencia de un marco jurídico adecuado; y a la insuficiente investigación y coordinación por parte de los agentes involucrados, a nivel nacional, regional e internacional”. 

Las personas que explotan a los seres humanos de esta forma son delincuentes que están muy bien organizados, de una forma muy completa, en la mayoría de los casos solapados por autoridades de las esferas de poder más altas en el gobierno o en iglesias y es vergonzosa la forma en que explotan las fuerzas o cuerpos de otras personas como un objeto, como si fueran cualquier cosa. Estas personas en la mayoría de los casos son hombres que aprenden el “oficio” de ser “padrotes”.

Hoy en día la trata de personas es el tercer ilícito que deja más ganancias al crimen organizado, solo detrás del trafico de drogas y el de armas, entonces resulta casi imposible cómo es que en las noticias se ve tan poco sobre este tema, además de las lagunas que existen en la ley que permiten que estas bandas trabajen tan tranquilamente y creciendo sus montos económicos vendiendo a las personas como si fueran un pedazo de carne.

Lo vivimos aquí, no hace falta viajar: Chiapas, Veracruz u otros estados del sur de México, solo hay que caminar por algunas calles de la ciudad de Guadalajara para darnos cuenta que la trata de personas es una realidad que tenemos a la vuelta de la esquina, así que sería bueno preocuparnos e indagar un poco más en este tema para tratar de cuidar a nuestros hijo de este mal que nos aqueja.

La pregunta que nos orientó durante este proceso de investigación fue ¿cómo operan las bandas de trata de personas y que perfil buscan en sus víctimas?

Después de todo lo dicho y la pregunta de investigación que nos planteamos, nuestro propósito es conocer la forma en la que operan estos criminales, además de encontrar el perfil de sus víctimas.

Para esto es necesario diferenciar lo que es la trata de personas y el tráfico de personas. 



Tráfico de personas: representa toda aquella actividad en que su propósito es llevar o trasladar a una persona o varias personas hacia otro lugar o país sin cumplir con los requisitos que se dictan para la ciudadanía legal de esas personas, a cambio de una remuneración económica.

Trata de personas: se entiende como la captación, transporte, traslado, acogida de una o unas personas en contra de su voluntad, utilizando la fuerza, el engaño, la extorsión o una situación de vulnerabilidad o la recolección de pagos o beneficios por el hecho de la explotación de un ser humano. Entendiéndose como la prostitución u otras formas de explotación sexual, la servidumbre o trabajos forzados, la esclavitud o la extracción órganos para su venta. (www.ceidas.com)

¿Quiénes son los tratantes?

Son grupos de la delincuencia organizada, que están compuestas por dos o más personas que se dedican a cometer delitos a cambio de un beneficio económico.

Son pequeñas redes integradas por los mismos miembros de una familia, cada uno tiene su labor dentro de esta institución, desde la captación, transporte y explotación de las víctimas. Sin embargo no pueden quedar exentas de las redes de mafias mas estructuradas que extorsionan a estas mafias pequeñas.

Según Héctor Escamilla reportero del periódico EL OCCIDENTAL:“Las grandes organizaciones de la delincuencia organizada extorsionan a este grupo de mafias pequeñas que se dedican a la trata de personas”.

Modo de operar

Las fases que comprende el engaño de las personas contemplan tres pasos, enganche, traslado y explotación.

Enganche

“El tratante recluta a la víctima de forma indirecta mediante anuncios en medios impresos, contactos por Internet, referencias de familiares o conocidos, supuestas oportunidades de empleo, agencias de reclutamiento, ofrecimiento de cursos, agencias de viajes, escuelas, cantinas, manipulación sentimental a través del noviazgo o matrimonio, entre otros. Es decir, en todos estos casos, el reclutamiento depende parcial o totalmente del uso del engaño, aunque también existen situaciones en las que simplemente se les secuestra o se les fuerza a través de la violación y el sometimiento.


Un caso quizá más complicado en términos de interpretación legal, es cuando existe “consentimiento” es decir, la víctima sabe cuál es el plan o el trabajo a realizar y acepta hacerlo pero se le engaña acerca de las condiciones de trabajo y de vida, el acuerdo económico y el nivel de libertad personal. Desafortunadamente esto sucede en la mayoría de los casos”. (www.ceidas.org) 



“A mi hija Valery por medio de una amiga por el internet le presento a un tipo de aproximadamente 50 años de edad. El día 20 de agosto del año en curso nos pidió permiso para ir con su amiga a pasear, ese día mi hija no regreso a casa, sino hasta el día siguiente, al cuestionarle sobre la situación nos comenta que se había ido a Chápala con su amiga y este sujeto del cual no menciona su nombre. Describe que pasearon todo el día y que hasta las 11 de la noche regresaron a Guadalajara. Nos dice que esta persona le ofreció vida que nosotros no le podríamos dar, para que fuera feliz”. (Denuncia 22190/2010/S presentada ante la PGJ, por el padre de Valery) 

“Diversas organizaciones civiles que trabajan el tema como Sin Fronteras IAP, el Centro de Derechos Humanos Fray Julián Garcés y Casa Alianza, entre otras, presentaron en 2005 el informe sobre trata de personas en El Salvador, Guatemala, Honduras y México, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde explican la forma de operar de los tratantes. 




En el negocio de la trata, intervienen varias personas o grupos, como novios, amigos, maridos, familiares, docentes, líderes comunitarios, redes pequeñas y grandes del crimen organizado, funcionarios públicos, diplomáticos, falsificadores y agencias de viajes y de trabajo, entre otros. 

Existen los llamados reclutadores, que identifican a la víctima para secuestro o engaño; los transportistas, que establecen acuerdos monetarios con algunos conductores de camiones de carga para que los pasen escondidos. 

También están las personas que trasladan, quienes aprovechan los puntos fronterizos para pasarlos, así como los receptores, que son quienes reciben a las víctimas para obligarlos a prestar trabajos y servicios forzados. 

En el negocio también intervienen los falsificadores de documentos, que aprovechan la presencia de autoridades migratorias corruptas para falsificar los documentos y legitimar los permisos de identidades”. 
(http://www.cimacnoticias.com/site/09092101-REPORTAJE-Operan-en.39386.0.html) 

Traslado 

“Una vez reclutada la víctima habrá de ser trasladada al lugar de destino donde será explotada. Esto puede ser a otro punto dentro del mismo país (por ejemplo de una zona rural a una ciudad, lo que se conoce como trata interna) o a otro país. En este caso el traslado se puede hacer por aire, mar y/o tierra, dependiendo de las circunstancias geográficas. El itinerario e incluso la explotación pueden pasar por un país de tránsito o ser directo entre el país de origen y el de destino. Las fronteras se pueden cruzar de forma abierta o clandestina, legal o ilícitamente. 



Es decir, los traslados se pueden hacer con pasaportes, visas y documentos de identidad oficiales, sin ellos o bien con documentación falsa. También es frecuente la utilización del llamado “robo de identidades” es decir, la generación de documentos con identidades que no pertenecen a la víctima, no sólo pasaportes sino actas de nacimiento, credenciales de seguridad social, reportes escolares; entre otros, lo que dificulta enormemente la identificación y procuración de justicia en este tipo de casos. 

En un gran número de situaciones la víctima coopera con el tratante frente a las autoridades –se acuerdan historias del tipo “es mi marido, venimos de turistas”– pues en general no sabe que posteriormente será explotada. En otras palabras, al momento del traslado las victimas respaldan a su futuro tratante, y para ellas los oficiales de migración o la policía son los enemigos”. (www.ceidas.org) 

Cabe mencionar que México está considerado como un país de de transito, origen y destino. De origen porque desde aquí se genera la trata de persona; es de transito por la situación de que por aquí pasan hacia Estados Unidos y destino, porque hay muchos centros turísticos, donde se ejerce la prostitución y explotación laboral y finalmente se quedan en ellos. Por nuestro país pasan miles de latinoamericanos que son llevados anualmente a EE.UU. para trabajos denigrantes. 

El Departamento de Estado explica que las redes de tratantes llevan a las niñas y mujeres mexicanas a Estados Unidos para su explotación sexual comercial. 

En cuanto a las víctimas provenientes de Sudamérica, el Caribe, Europa Oriental y Asia, son traídas al país para explotación sexual o laboral o para su posterior tránsito hacia Estados Unidos, mientras que los niños y los hombres mexicanos son llevados del sur al norte de México para labores forzadas. 

“La Iniciativa para el Estado de Derecho de la Asociación de la Barra de Estados Unidos, que este año presentó su informe “Instrumento para el Estudio de las Condiciones de la Trata de Personas en México 2009”, detectó 47 grupos de delincuencia organizada dedicados a la explotación sexual y laboral. 

Grupos que operan sobre todo en el Distrito Federal y en 17 entidades de la República, como Baja California, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo, Chiapas, Chihuahua, Tlaxcala, Tamaulipas y Jalisco, las cuatro primeras consideradas como de “turismo sexual” por ser lugares con destino de playa. 

Datos oficiales de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) reportan la presencia de 14 bandas del crimen organizado en Guerrero”. (http://www.cimacnoticias.com/site/09092101-REPORTAJE-Operan-en.39386.0.html) 


Explotación 

La trata no es solo de índole sexual, sino que también se da en aspectos de trabajos forzados, ya que una vez que la víctima es llevada hacia algún lado, se le dice que tiene una deuda que debe pagar, ya que los gastos que se generaron por el traslado de esa persona, de alguna forma, tienen que ser cubiertos, es entonces cuando comienza la explotación sexual o laboral. 

Algunos campos en los que utilizan a las personas de trata son: 





Perfil de las victimas 

“Como se ha mencionado, cualquier persona puede ser víctima de trata. No obstante, se ha evidenciado que el grupo más vulnerable lo ocupan fundamentalmente las mujeres, las y los niños, especialmente cuando se habla de explotación sexual, servidumbre y algunos sectores de explotación económica como el trabajo doméstico, el agrícola o las maquiladoras. Es decir, a pesar de que el Protocolo contra la Trata de Palermo no define a este crimen bajo un criterio de género, afecta a las mujeres y las niñas de forma desigual, no sólo por ocupar un número mayoritario entre el total de víctimas, sino porque la trata de mujeres tiende a tener un impacto más severo dadas las formas de explotación a las que están sometidas y cuyas consecuencias son traumatizantes y devastadoras para su integridad física, psicológica y emocional. 

De acuerdo con evidencias concretas, las víctimas directas o potenciales de trata suelen ser mujeres de entre 12 a 20 años de edad con niveles de ingreso nulos o deficientes, baja educación, desempleadas o con perspectivas precarias de empleo y uno o más dependientes directos. 

Existen también evidencias de la creciente utilización de niños y niñas cada vez más pequeños con fines de explotación sexual, pornografía y trabajos forzados. La venta o el secuestro de personas menores de edad para estos propósitos está tomando dimensiones cada vez más preocupantes. 

Esta situación refleja la demanda de los abusadores la cual generalmente está basada en percepciones, estereotipos y exigencias determinadas. Por ejemplo, según la INTERPOL, en algunos países de África, cada vez son más las niñas objeto de trata para la explotación sexual comercial debido a que los “consumidores” creen que las relaciones sexuales con infantas vírgenes curan el SIDA o que las niñas y los niños transmiten menos enfermedades venéreas. 

Por lo general, en lo que se refiere a la explotación sexual comercial, ésta concierne a niños, niñas y mujeres jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad social: desplazados, refugiados, en situación de calle, víctimas de violencia familiar o abuso sexual doméstico, entre otros. Cabe subrayar que en este punto no hay un sólo perfil pues el fenómeno puede tocar todas las capas sociales. 

También hay adolescentes y jóvenes de clase media y con cierto nivel educativo que son reclutadas con falsas promesas de empleo como acompañantes, edecanes o modelos. 

En otras palabras la pobreza, la discriminación, la desigualdad de género, la falta de oportunidades económicas, el desconocimiento y la promesa de beneficios materiales son algunos de los elementos claves que inciden en la problemática de la trata”. (www.ceidas.org) 

El perfil que buscan estas organizaciones se genera por factores individuales y sociales en cada ser humano, los tratantes de personas buscan y en encuentran uno o más de los siguientes factores: 

Factores individuales. 

a. Baja auto-estima y auto-control 
b. Niveles de educación deficientes 
c. Falta de información 
d. Pobreza y carencias económicas 
e. Personas con discapacidades 
f. Hogares con numerosos miembros o hacinamiento 
g. Hogares con presencia de violencia doméstica 
h. Hogares con presencia de discriminación y violencia por género 
i. Adicciones 

Factores sociales. 

a. Falta de oportunidades de empleo digno 
b. Políticas económicas como retiro de programas de apoyo al campo y a las familias, inflación etc. 
c. Urbanización creciente y migración 
d. Ambiente social de discriminación racial y de género 
e. Fomento del turismo sexual y alta demanda por personas de servicio doméstico, trabajadores en la agricultura e industria 
f. Existencia de redes de tráfico de personas con métodos de reclutamiento muy sofisticados 
g. Falta eficacia por parte de las autoridades judiciales 
h. Desconfianza en las instituciones 
i. Falta de redes de apoyo o capital social 
j. Políticas migratorias restrictivas que limitan las oportunidades de migración legal 
k. Desinterés de los gobiernos por limitar la trata de personas 
l. Corrupción (www.cidas.com) 

La trata es un fenómeno social que se nutre del contexto sociocultural de las naciones económicamente precarias y países de origen, transito, destino. 
Convirtiéndose en un nicho de negocio de la industria visiblemente invisible del sexo, la explotación laboral y la servidumbre que reditúa a mas de 10 mil millones de dólares anuales. 



Afecta a más de 1.8 millones de niños, niñas y adolescentes en el mundo, mantiene en situación de maltrato sexual a 150 millones de mujeres y 73 millones de hombres menores de edad, 20 mil niñas, niños y adolescentes victimas de explotación sexual , laboral y la trata de personas. 

Además de 85 mil niños que son incluidos en la pornografía infantil. (Dra. María Rita Chávez Gutiérrez, departamento de desarrollo social universidad de Guadalajara) 

Bibliografía 

www.ceidas.org 
www.tratadepersonas.org 
Padrotes, iniciación y modus operandis (tesis ganadora del instituto nacional de la mujer) 
Dra. María Rita Chávez Gutiérrez (departamento del desarrollo social del CUCSH de la universidad de Guadalajara) 
Denuncia PGJ folio No. 2219/2010/5 
Héctor Escamilla Ramírez (reportero EL OCCIDENTAL, editor de la prensa Jalisco)


1 comentario:

  1. Excelente nota y difusión, ojalá todas tomaran conciencia que es un problema de todos.

    ResponderEliminar