domingo, 2 de diciembre de 2012

La Andropausia: Mito o realidad?



Dr. Gastón Rey Valzacchi



La andropausia o menopausia masculina es una realidad médica, psicológica y emocional que afecta a millones de hombres y a sus respectivas parejas. Implica cambios químicos y fisiológicos que influyen en el hombre en diversos sentidos, desde su visión de la vida hasta su capacidad para conseguir y mantener una erección. El rol del andrólogo. Sus posibles tratamientos.

Si uno se encuentra frente a un auditorio de mujeres cuyas parejas sean mayores de 45 ó 50 años y les pregunta si para ellas existe una menopausia masculina, al unísono suelen responder SI. Sin lugar a dudas estas mujeres suelen referirse a cambios habituales manifestados en los hombres de mediana edad como son la irritabilidad, alteraciones de la memoria, sensación de desánimo y descontento, malhumor, insomnio, etc.

Si bien estos suelen ser cambios habituales es sumamente raro que los hombres consulten por estas manifestaciones. Frecuentemente los hombres consultan por las alteraciones en su sexualidad. Lo habitual es escuchar lo siguiente:

"Desde hace unos meses estoy teniendo problemas en mis relaciones sexuales. No me siento tan excitado como antes. A los veinte o treinta años en general estaba casi siempre pensando en el sexo. Era casi como una obsesión. Ahora no pienso en ello con la misma frecuencia y no tengo tanta energía sexual. No logro tener buenas erecciones, o cuando las tengo las pierdo antes de la penetración".

Si bien esta es la consulta habitual se calcula que solamente el 5 al 10% de los hombres con problemas sexuales suelen consultar y generalmente ésta suele ser luego de varios meses o años de padecer los problemas. Es comun que luego de algunas consultas y la mejoría de sus síntomas los hombres nos refieran lo arrepentidos que se encuentran de no haber consultado previamente y haber estado sufriendo durante tanto tiempo. Sin embargo todos sabemos lo dificil que es para el varon enfrentar estos problemas y hablarlos. Pero, ¿existe realmente en el hombre un análogo a la menopausia en la mujer?, o simplemente todo lo referido anteriormente son cambios debido al estrés laboral, la situación económica o el cansancio.
En la mujer la función de los ovarios disminuye y como consecuencia se pierde la función reproductiva y la producción de hormonas. Se puede asegurar que toda mujer luego de determinada edad se encuentra en un período menopausico. En el hombre se va produciendo una disminución progresiva de la función testicular con el correr de los años. Los testículos tienen una doble función, producir espermatozoides y fabricar hormona masculina (testosterona). Al ir perdiendo su función lentamente los hombres pueden seguir produciendo espermatozoides y ser fertililes hasta edad muy avanzada.

La testosterona tiene multiples funciones en el adulto, como son el mantenimiento de los caracteres masculinos, la función sexual, la masa osea y muscular el nivel de globulos rojos, etc. La fabricación de testosterona comienza a decaer a partir de los 30 años en un 1% por año, lo que puede producir que en algunos hombres sus valores de testosterona puedan estar por debajo de los niveles normales. Este estado de déficit hormonal ha sido denominado con el término PADAM (que significa déficit parcial de andrógenos en hombres de edad, del inglés partial androgen deficit in aging male). Este término permite una mejor definición y caracterización ya que a diferencia de las mujeres, donde todas ellas entran luego de una determinada edad en menopausia, en los hombres, tal como dijimos, la disminución en la producción hormononal es progresiva, siendo algunos hombres los que tendrán síntomas. Los síntomas de este cuadro son:

.- Disminución del deseo sexual y calidad de erecciones, particularmente las erecciones nocturnas.
.- Cambios en el humor junto con una disminución en la actividad intelectual, capacidad de orientación espacial, fatiga, depresión y ansiedad.
.- Disminución en el volumen y la fuerza muscular
.- Disminución en el vello corporal
.-Disminución en la densidad de los huesos (osteoporosis)
.- Incremento en la grasa visceral. El déficit de testosterona puede ser suplantado. 

Actualmente en la Argentina existen preparados inyectables y orales y posiblemente en poco tiempo existan cremas o parches de aplicación en la piel. La administración de testosterona provoca:
1.    Una sensación general de mayor vitalidad y bienestar
2.    Incremento en la energía
3.    Disminución de la irritabilidad y mejor predisposición al trabajo y las responsabilidades familiares
Aumento en el crecimiento capilar, especialmente en el pecho y el pubis
4.    Incremento en el deseo sexual y la predisposición a la relación.

Sin embargo la terapia hormonal si bien es sumamente beneficiosa tiene sus riesgos potenciales, por lo que debe ser indicada y administrada bajo estricto control médico. Se debe estar seguro del estado de la próstata, la función del hígado, el nivel de azúcar en la sangre, etc. Asimismo se deberá efectuar un control periódico y buscar la mejor frecuencia de administración de la medicación.

Pero los síntomas no solo se deben a un déficit de testosterona, ya que en los hombres con el correr de los años van disminuyendo otras hormonas como la DHEA, la melatonina, la hormona de crecimiento, etc. Todo esto hace que sea necesario un diagnóstico y un enfoque integral del hombre que incluya su evaluación clínica, hormonal, sexual, nutricional, psicológica, etc. que permitan el tratamiento medicamentoso y un enfoque integral para un mejoramiento de la calidad de vida.

La mujer ha tenido desde hace muchos años un profesional de cabecera que es el ginecólogo. El hombre en este aspecto ha sido descuidado. La andrología es el área de la medicina que se dedica al estudio de los trastornos masculinos. Recién en estos últimos años se ha incrementado el conocimiento de los aspectos médicos del varón y esto ha permitido la formación de un profesional orientado hacia la atención del hombre que es el andrólogo. El andrólogo es para el hombre, lo que el ginecólogo es para la mujer. Sin lugar a dudas el desarrollo del conocimiento en mayor profundidad de las alteraciones puramente masculina permitirá efectuar una mejor prevención de problemas que hoy no son tenidos en cuenta y que pueden ser causales de la menor expectativa de vida y la peor calidad de vida del hombre respecto a la mujer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada