martes, 11 de septiembre de 2012

SISTEMAS DE IDENTIFICACION BALISTICA




I. INTRODUCCION

Millones de hombres, mujeres, niños y niñas viven con el temor constante de ser víctimas de actos de violencia, perpetrados con armas de fuego. La incesante proliferación, la falta de control y el uso indebido de estas armas, son una violación del derecho internacional y las leyes nacionales, que configuran una problemática que cobra un enorme precio en medios de vida y oportunidades de desarrollo de nuestros pueblos.

En la comisión de la agresión, el medio de ofensiva más frecuente para el delito común individual o de la banda organizada, indudablemente es el arma de fuego en sus diversas clases, por su facilidad de acceso y de uso, siendo los efectos de sus acciones delincuenciales a menudo mortales. Al haber crecido el fenómeno, la comunidad nacional e internacional, con toda justicia reclaman nuevos enfoques no solo en las políticas punitivas y de enfrentamiento de la problemática, sino lo que es más, se imponen los criterios preventivos, la articulación de mecanismos previos obligatorios que permitan aplicar técnicas balísticas identificativas adecuadas, que faciliten la posterior persecución e identificación del autor o responsable, cuando ha ocurrido el suceso pesquisable, en el que se usaron irresponsablemente armas de fuego.

En efecto, la investigación criminal se ve actualmente abocada a encontrar la luz en numerosos casos que son provocados por el recrudecimiento de la delincuencia violenta, el abuso de armas, el homicidio, y sus actores quienes no dudan en herir o matar a quien se opone a sus designios.


Este trabajo tiene por Objeto General analizar estos sistemas modernos de Identificación balística, que se encuentran implementados en las Instituciones de Investigación Criminal de varios países y compararlos con la realidad de los países que no lo han hecho, teniendo en cuenta que cuando se plantea la discusión sobre este tema surge primeramente la necesidad de entender el tema de Identidad Balístico Forense, su historia y propósito tanto como la nueva instrumentación y las virtudes de los sistemas informáticos que han sido desarrollados en este campo en la actualidad. Como aclaración previa vale mencionar que en tendemos como sistemas de Identificación balística, a la instrumentación especializada en la comparación y respaldo en archivos oportunos, de los diferentes elementos balísticos encontrados en los hechos criminales, siendo la parte medular de la balística forense comparativa o identificativa.

La importancia de la modernización de las técnicas Criminalísticas, en este caso la Balística Identificativa, me lleva a investigar y recopilar la información que permita conocer más las ventajas y bondades de los equipamientos que varios países han implementado en esta área, además buscaré evaluar si los objetivos de su adquisición se ven reflejados en la mejora del servicio antidelictivo para el que fueron ideados, obteniendo información mediante bibliografía del tema, información otorgada por las empresas que desarrollan estos sistemas, Internet, y la elaboración de encuestas escritas, sondeo-encuestas en Internet, para los profesionales que tienen relación al área Forense a nivel Hispanoamericano, por lo cual el presente trabajo estará delimitado a estos parámetros, siendo una recopilación bibliográfica, documental y un trabajo descriptivo observativo. Además buscaré como objetivos específicos:

» Exponer la posición de la balística identificativa en la Balística Forense.
» Exponer en qué consiste la identificación balística forense.
» Recolectar información Histórica de la evolución de la Identificación balística en Occidente.
» Exponer cómo funcionan los Sistemas modernos de identificación balística.
» Obtener Información adecuada de profesionales del área Balística de Instituciones relacionadas al ámbito forense, para analizar la influencia que es-tas tecnologías puedan ejercer en el control de delitos violentos con armas de fuego en los países en los que se han implementado.


II. DESARROLLO

CAPITULO PRIMERO

2.1 POSICION DE LA BALISTICA IDENTIFICATIVA EN LA BALISTICA FO-RENSE.
2.1.1 BALISTICA FORENSE.

La real academia de la Lengua española define a la balística como “La Ciencia que estudia la trayectoria de los proyectiles”, físicamente se la define como “Parte de la mecánica que estudia el alcance y dirección de los proyectiles”.
El ámbito Forense refiere a la aplicación de estos estudios en los problemas Judiciales, pero el concepto se amplía al estudio no solo de la trayectoria, sino también de las armas y los procesos que producen el fenómeno del disparo, sus efectos y específicamente a la identificación fehaciente y categórica de los elementos intervinientes y su correlación individualizante. Por lo que la balística forense se puede dividir en varios campos de estudio, a saber:

2.1.1.1 BALISTICA INTERIOR:

Es la parte de la Balística Forense que se ocupa del estudio de la totalidad de los fenómenos que se producen en el arma a partir del proceso de carga, percusión, movimientos del proyectil, hasta el momento mismo en que el proyectil abandona la boca de fuego del cañón. 


2.1.1.2 BALISTICA EXTERIOR:

Es la parte de la Balística Forense que le corresponde el estudio de la trayectoria del proyectil, desde que este abandona la boca del cañón, hasta que el proyectil se encuentre en reposo, incluyendo todos los fenómenos físicos que gobiernan los movimientos y los factores que lo afecten como serían la gravedad, la resistencia del aire, forma del proyectil, la influencia de los factores meteorológicos y, dependiendo del caso los planos de incidencia interpuestos que modifican la trayectoria original.



2.1.1.3 BALISTICA DE EFECTOS:

Es la parte de la Balística Forense que estudia los resultados producidos por el proyectil al alcanzar el blanco, los fenómenos de transmisión de energía sobre el material de incidencia y de este material sobre el proyectil, además verifica la interacción de los restantes residuos deflagrativos sobre este blanco para establecer situaciones particulares como la distancia del disparo.

La Balística Identificativa (parte de la Balística Forense), estudia las relaciones de identidad existentes entre las lesiones producidas en el proyectil y/o la vaina por el arma utilizada y los elementos o partes de dicha arma que producen las citadas lesiones. La Balística Identificativa parte del principio general de que todas las armas imprimen particularidades a los elementos materiales no combustibles integrantes del cartucho utilizado, en base a que, para dicha utilización, una serie de piezas mecánicas y partes del arma actúan sobre los elementos iniciador y contenedor del cartucho (cápsula y vaina), y sobre su elementos proyectado (bala).

La balística identificativa de esta manera se encuentra posicionada como complemento de la Balística Interior ya que la totalidad de las huellas identificativas adquiridas en los cartuchos y sus elementos se producen en esta parte, pero en muchos países se la toma como una cuarta área del estudio balístico ya que esta en definitiva resuelve la gran mayoría de objetos de pericia más comunes solicitados por la justicia.

Para adentrarnos en el estudio que incumbe a este trabajo debemos referirnos a los fenómenos que se producen en un arma de fuego luego de que el portador ha realizado voluntaria o involuntariamente el denominado ciclo de disparo.

2.1.2 CICLO DE DISPARO

Toda arma de fuego, utiliza para la proyección de la bala o proyectil, la presión de los gases resultantes de la deflagración de la pólvora, que es resultado de una reacción química exotérmica. El disparo propiamente dicho, constituye un hecho mecánico, químico, termodinámico y balístico, en el que se cumplen varios procesos:

2.1.2.1 Percusión.- Se inicia cumpliendo un proceso de voluntad (cerebro-orden-músculo) del tirador, ya que éste, con el cartucho en la recámara o alvéolo (según el caso) del arma, actúa con el dedo sobre la cola del disparador, poniendo en marcha el mecanismo del disparo del arma, libera la aguja percutora o martillo (según el caso), que cae con fuerza sobre el culote del cartucho, sea de encendido central o anular, produciéndole una depresión externa. En el instante de ser percutido el culote del cartucho adquiere por moldeo, las características del extremo anterior de la aguja percutora, que se la llama “fondo de percusión”, muy útil para la identificación.

2.1.2.2 Estallido De La Mezcla Fulminante.- En el interior de la cápsula fulminante, se genera un golpe de la mezcla fulminante con el yunque, que provoca el estallido de la carga fulminante. Este proceso puede ser considerado como el de mayor importancia en la Balística Interior, se produce en un tiempo muy reducido del orden de diezmilésimas de segundo, es llamado “retardo de ignición”. En el cartucho de fuego central, en el que la cápsula se encuentra engarzada a presión o por remachados, al detonar la carga iniciadora, milisegundos luego de que la aguja percutora deforma la cápsula fulminante, los gases que se producen no son contenidos en ese brevísimo instante en la cámara del iniciador, empujando a la cápsula contra el espaldón y tendiendo a descapsularce. En ese instante la cápsula adquiere por moldeo más características de la aguja percutora y parte de las huellas del espaldón.


2.1.2.3 Ignición De La Pólvora.- La eficiencia de la ignición de la pólvora y su tiempo de duración, tiene una relación directa con el volumen y temperatura de la llama producida en la detonación dentro de la cámara de la cápsula fulminante, y depende de la longitud de la llama que pase por los oídos de la cápsula, que debe ser suficiente para alcanzar la carga de pólvora y encender-la.

2.1.2.4 Deflagración De La Pólvora.- Esta reacción química exotérmica, se producirá con mayor o menor rapidez, dependiendo ello de la morfología y composición de los granos de pólvora que constituyen la carga propulsora. Como producto de esta combustión se originan gases, cuyo volumen aumenta súbita y progresivamente, ocasionando que dentro de la vaina se registre un aumento proporcional de la presión, la que al llegar al pico de su máximo desarrollo, hace que el latón militar que constituye la vaina se dilate de forma tal que ocupe apretadamente todo el espacio disponible dentro de la recámara(o alvéolo). En este instante, el cuerpo de la vaina copia por moldeo las características e irregularidades que la recámara o el alvéolo pueda presentar, tales como marcas, rajaduras o dilataciones que puede producir características por moldeo o fricción en el cuerpo de la vaina.

2.1.2.5 Liberación Del Proyectil.- En un momento, se le hace intolerable a la vaina contener dentro de si los gases producidos, estos buscan continuar su expansión fuera del ámbito de la vaina, haciéndose sentir sus efectos en la parte más débil de la misma, siendo ella su porción anterior o cuello, que es donde se encuentra unida al proyectil mediante el certizado. El proyectil es empujado hacia el cañón, por lo que se produce un efecto retro-proyectil, produciéndose no solo el retroceso de la cápsula, sino de la vaina en su totalidad, por lo que vuelve a encastrar la cápsula fulminante. En este momento, no solo la cápsula, sino también toda la base del culote, adquieren por moldeo las características del plano anterior de cierre o espaldón.

2.1.2.6 El Proyectil En Movimiento.- El proyectil, liberado de la sujeción de la boca de la vaina, inicia un movimiento hacia adelante y empieza a penetrar en el cañón, abandonando la recámara o el alvéolo.

2.1.2.7 Vuelo Libre.- Antes de que el proyectil tome el calibre de los fondos, la primera parte del ánima, inmediatamente a continuación de la recámara o el alvéolo, es lisa y carece de estrías, llamado “espacio de vuelo libre”, lo que faci-lita la aceleración del proyectil para que venza el forzamiento del cañón y se adelante con facilidad. Por este espacio de vuelo libre, una pequeña cantidad de gases pasan por delante del proyectil, precediéndole en su trayectoria. Esta zona de vuelo libre en oportunidades produce líneas sobre el lado de las estrías, producto del choque inicial contra el rayado. Estas líneas son longitudinales al eje del proyectil, debido a que esta zona en el cañón carece de las irregularidades que presenta el rayado helicoidal.

2.1.2.8 Toma De Las Estrías.- Luego de los escasos milímetros del espacio de vuelo libre, el proyectil se encuentra con las estrías del cañón; el hecho de existir fondos y resaltos, y debido a que el diámetro del proyectil corresponde al diámetro de los fondos, representa un obstáculo que desacelera al proyectil, pero forzado por la alta presión de los gases que forman una verdadera vena gaseosa, empujando por el culote al proyectil, hace que éste tome las estrías y empiece a ganar velocidad. Se produce entonces en el recorrido por el ánima, la extrusión del proyectil, es decir un estiramiento o elongación por presión, y también existe una mínima pérdida de material. En este recorrido del proyectil, contacta plenamente con la superficie del cañón, transfiriéndose en el proyectil como fondos, los resaltos o macizos del cañón, y como resaltos, los campos o fondos del cañón. El contacto del proyectil con los resaltos del cañón, es mayor que con los fondos, debido a que no toma por completo la superficie de las estrías, ya que de acuerdo a su giro, se apoyará más en el flanco que en el contra flanco. Esto es aprovechado por una pequeña cantidad de gases que salen por estos espacios para adelantarse al proyectil, eliminando algunas características; a estos gases se los denomina "Vientos Balísticos", que al salir al exterior crean una atmósfera enrarecida que facilita la entrada del proyectil a la misma, acelerándolo en el momento de su salida.

Por todo lo mencionado, el proyectil adquiere en este recorrido, características íntimas del ánima del cañón, que se denominan “deformaciones normales”, como la cantidad y orientación de estrías, ancho de campos y macizos, que son importantes para la identificación genérica y específica, y además complejos estriales micro-observables, que son fundamentales para la identificación individual del arma.

2.1.2.9 Salida Del Cañón.- Cuando el proyectil abandona el cañón, la presión en su interior decrece en forma brusca, permitiendo que la vaina, por la propiedad de elasticidad del latón militar, recupere su forma inicial, desprendiéndose de las paredes del alvéolo para poder ser retirado.

2.1.2.10 Trayectoria Del Proyectil.- El proyectil al salir de la boca del cañón, inicia su trayectoria hacia el blanco, a través de un movimiento principal de traslación, además presenta un movimiento de rotación sobre su propio eje, una aceleración negativa por la resistencia del aire y la fuerza de atracción de la tierra (Gravedad). Debido a su forma cilindro-ojival el centro de gravedad se desplaza hacia la zona de mayor masa, que provoca un movimiento ondulatorio de “Presesión” por el desplazamiento del eje de simetría, produciendo entonces un movimiento de “Nutación” vibratorio sobre la base del proyectil.

2.1.2.11 Fin De La Trayectoria.- Si el proyectil no impacta sobre un cuerpo, el algún momento de su trayectoria, su energía decrecerá y por efecto de la atracción gravitacional, el proyectil caerá, luego de percibir una parábola. Si al finalizar su recorrido, el proyectil impacta sobre un blanco, produciendo una penetración y detención en el mismo, que depende de la fuerza que tenga el proyec¬til en el momento de ese impacto, en ciertos casos, el proyectil se puede deformar y adquirir otras características.

2.1.3 ORDEN CRONOLÓGICO DE LA ADQUISICIÓN DE HUELLAS EN LOS CARTUCHOS DE ARMAS DE FUEGO (orden pistola).

Para conocer de donde vienen las diferentes huellas que otorgan la personalidad e individualidad a un arma de fuego que es a lo que apunta un sistema de identificación, debemos entender cómo y dónde se producen las mismas, por lo que se describe a continuación en forma cronológica el ciclo de adquisición de huellas en los cartuchos disparados por un arma de fuego del orden pisto-la:

1. Huellas impresas por los labios del almacén o estuche cargador, al introducir un cartucho en el mismo, se hace presión sobre el cartucho que se está colocando sobre los labios, quedando marcadas líneas longitudinales en el cuerpo de la vaina, si el cargador posee labios cerrados, entonces la líneas van a aparecer en ambos laterales del cuerpo de la vaina, y al ser abiertos en un solo lateral. Estas señales relacionan a un cartucho o vaina con un determinado cargador de un arma.

2. Huella de la parte inferior del estuche de la aguja percutora, al introducir el estuche cargador en su alojamiento, aproximadamente una quinta parte del cartucho queda expuesto, al accionar hacia atrás la corredera esa parte que quedó expuesta va a ser rozada por la parte inferior del estuche de la aguja percutora, por lo que se va a producir rayas longitudinales al eje del cartucho esas se visualizarán en la parte superior o cuello del cartucho.

3. Huella de la base del plano anterior del cierre, cuando la corredera es lleva-da totalmente atrás la parte inferior del estuche de la aguja percutora, pierde contacto con el cartucho, este salta levemente hacia arriba y cuando la corredera vuelve hacia delante, la zona basal del plano anterior del cierre se va a encontrar con la parte expuesta del culote del cartucho, por la fuerza que trae choca con esta porción superior del culote y es ahí donde el cartucho es marcado por esta sección por diferencia de dureza en sus materiales.

4. Huella de la rampa o cono de alimentación, cuando es desplazado hacia delante por la zona basal del plano anterior del cierre, sufre un bascula-miento hacia arriba y hacia delante, siempre a favor de la rampa y que conducirá al cartucho al interior de la recámara a través de esta, y por fricción con la rampa misma quedarán marcadas líneas en la parte inferior de la cabeza del proyectil, las cuales son más evidentes en proyectiles de plomo.

5. Huella de la uña extractora, cuando el cartucho llega a su posición de carga en el interior de la recámara la uña extractora “peina el reborde” del culote y por fricción entre materiales deja una huella de entrada, puede ocurrir que la uña supere ampliamente el reborde y vaya a dar contra la zona anterior de la garganta de la vaina, produciendo otra huella, aquí es donde termina el ciclo de carga del arma estando aferrada la uña a la garganta de la vaina.

6. Huella de la aguja percutora (pozo de percusión), esta consiste en un moldeo de la aguja percutora sobre la cápsula fulminante (fuego central), o sobre la periferia del culote (fuego anular), aquí se forma el “fondo de percusión”, dejado por el extremo distal de la aguja percutora, en materia de identificación balística consiste en una característica de primer nivel.

7. Huella del orificio del estuche de la aguja percutora (huella de espaldón), el alto explosivo del mixto fulminante detona y transmite las lenguas de fuego a través de el/los “oído/s” con dirección a la carga propulsora, en ese momento se produce un descapsulamiento que depende de la distancia existente entre el bloque de cierre y el culote cartucho. Cuando la pólvora deflagra y por la presión de los gases que se acumulan es provocado el retroceso de la vaina, ahí es cuando la cápsula copia por moldeo las adyacencias del orifico de salida de la aguja percutora (espaldón). Las características vana a ser más notorias cuanto más intensa sea la presión generada por los gases de deflagración, en ese momento es que el cuerpo de la vaina toma las deformaciones de la paredes de la recámara al expandirse y dilatarse el latón.

8. Huellas que transmite el estriado del cañón, el proyectil vence el certizado que lo une a su respectiva vaina, e inicia su recorrido por el interior del cañón, el estriado no es transferido en forma inmediata al proyectil, ya que este recorre un tamo muy pequeño sin estrías en el cañón denominado “vuelo libre”, puede adquirir sin embargo en este un rayado que va a diferir en cuanto a la angulación del estriado propiamente dicho, esto es respecto a los altos y bajos relieves propios del cañón, entonces va a ser un rayado longitudinal al eje del proyectil y el de las estrías un rayado helicoidal. Estas señales también se constituyen de primer nivel en materia de identificación balística.

9. Huella del plano anterior de cierre, esta se produce cuando comienza el desbloqueo o desarrojo del arma, la presión de los gases producen una re-acción del proyectil hacia adelante y una reacción del arma junto con la corredera. La vaina se traslada junto con la corredera hacia atrás (con respecto a la salida del proyectil), tomando contacto con plano anterior del bloque de cierre, es en ese momento cuando adquiere un movimiento basculante descendente y de este modo el culote de la vaina adquiere huellas por fricción o moldeo contra dicho plano, la intensidad de estos obedece a variables como la dureza del material de la vaina y a la intensidad en que se produce ese movimiento basculante.

10. Huella de la uña extractora después de haberse desarrojado el arma, cuan-do la vaina hace su recorrido hacia atrás la uña extractora la viene arrastrando, para ello se afianza en la zona anterior de reborde del culote y deja una huella, esta coincide longitudinalmente con las de la entrada de la uña extractora, esta huella es exclusiva y se da cuando se produce el desbloqueo del arma, habiendo o no sido disparado el cartucho, tiene valor de cotejo y no de identificación por que no hace falta el disparo para producirla.

11. Huella del botador, la uña extractora una vez que se cumplió el arrastre de la vaina, da pie a que el bloque de cierre en su recorrido hacia atrás haga que la vaina tope con el botador, el cual es fijo en el armazón, obligando a la vaina a eyectarse por piboteo a través de la ventana de expulsión; por lo general las huellas del botador se ubican diametralmente opuestas a las huellas del extractor.

12. Huellas de la ventana de expulsión, no son normales que se produzcan estas huellas, solamente se dan en los casos de defectos de la estructura del arma, ya sea del botador, uña extractora o misma ventana de extracción; se produce por un desfasaje en los tiempos de extracción y eyección del arma, se evidencia con deformación lateral en la vaina.

Las huellas que generalmente se utilizan en los diversos sistemas informáticos de archivo de comparación balística son las huellas del pozo de percusión, huellas del plano de cierre, extractor y botador en las vainas servidas; en las balas se utilizan las huellas del estriado por el paso helicoidal dentro del cañón, ya que son de primer orden en la identificación forense.


CAPITULO SEGUNDO
2.2 ENTENDIENDO LA IDENTIFICACIÓN BALÍSTICO FORENSE.
2.2.1 PERSONALIDAD DEL ARMA.

Las armas de fuego se rigen por el principio de identidad, que viene del latín IDENTITA O IDENTATIS, siendo la propiedad de cada ser concreto o abstracto animado o inanimado de ser él mismo y no otro. IDENTIFICAR. Viene del latín Ídem, y de la palabra Facere (hacer), es decir hacer identidad.

2.2.2 CONCEPTO SEMÁNTICO DE IDENTIDAD. 

Es la cualidad de cada cosa de manifestarse como algo único y por caracterís-ticas que les son propias y exclusivas impidiendo por consiguiente su confusión con cualquier otra.
Identificación pericial es definida como el “conjunto de actos a través de los cuales llegamos a la verificación o constatación indudable y a la definitiva fun-damentación concreta de la prueba de identidad de un ser o cosa”.

2.2.3 DETERMINACIÓN DE LA IDENTIDAD BALÍSTICA

Para la determinación de la identidad balística se deben dar tres requisitos básicos, siendo estas las siguientes:

Originalidad: esto exige que la impronta o característica determinada sea singular, inconfundible, extraña, no resultando imitación de otra cosa. Además será una huella por lo general microscópica y propia de determinada arma, es decir no repetida en otra, aún de la misma marca, modelo y fecha de fabrica-ción.
Constancia: significa que esa huella o característica original o singular, tenga constancia, perseverancia, y persistencia, a través de los distintos disparos a efectuar con el arma de que se trate, es decir que no se trate de una impronta errática.
Cantidad de coincidencias o divergencias: Este requisito no exige un parámetro cuantitativo determinado, es el Perito, quien luego de valorar la originalidad y constancia de las características localizadas, debe emitir su dictamen evaluando y apreciando de modo concreto los anteriores requisitos.

La Identificación, se divide en dos tipos, según se llegue a ella: es decir la -Identificación Inmediata y la Identificación Mediata.

LA IDENTIFICACIÓN INMEDIATA, es la que resulta de un proceso mental de identificación y comparación de sensaciones actuales, con percepciones ante-riormente recibidas, que han sido Clasificadas y adecuadamente “Registradas” en sectores específicos de nuestro cerebro. Se llama inmediata porque se rea-liza sin interposición de cosa alguna, salvo la ayuda de aparatos e instrumental (para medición y observación). La Identificación inmediata de un arma de fuego se puede a su vez dividir en dos:

La Identificación Física: que resulta del conjunto de características y particularidades que la individualiza como algo único e inconfundible, a través del examen directo del arma, observándose: marca, modelo, número de serie, calibre, versión, origen, etc. y;

La Identificación Jurídica o Civil: que resulta del concepto que las armas de fuego son consideradas elementos muebles, que al no ser de uso común de-ben estar identificadas legalmente, por quien dice ser su propietario, esta iden-tificación es documentativa de su origen legal, y su vinculación con una persona física o jurídica. Esta documentación debe contener entre otros datos: número de serie, marca, calibre, versión, origen, etc.

Existe una clasificación que permite un mejor ordenamiento, en lo que a identificación Inmediata de un arma de fuego se refiere; ésta es la denominada “Identificación Taxonómica” o “Sistemática”, que utiliza un método deductivo por cuanto va de lo general a lo particular, como ser:

1º.-Tipo: Arma de fuego (ó blanca);
2º.-Clase: Portátil (o pesada, colectiva, semi-portátil);
3º.-Subclase: de Puño (o de hombro o de cadera);
4º.-Orden: Revólver (o pistola, o pistolón);
5º.-Género: carga automática (o semi-automática, ráfaga);
6º.-Subgénero: .22 L., de fuego anular (referido al calibre y sistema de encen-dido);
7º.-Especie: aquí se expresa datos referidos a la marca y modelo del arma, y se describe su mecanismo y características (pesos, medidas, cantidad de rayas y orientación, capacidad de carga, longitud del cañón, acabado externo, etc.); y
8º.-Individuo: serie y número del arma.-


La IDENTIFICACIÓN MEDIATA -en un concepto balístico-, “es aquella que se efectúa por medio del estudio comparativo de los vestigios materiales dejados por las armas de fuego en los elementos de su munición (proyec-tiles, vainas, cápsulas fulminantes, que a su vez dejará vestigios sobre el ar-ma), los fragmentos de éstos, los residuos de deflagración de la pólvora (en disparos a corta distancia), y de las improntas de los proyectiles sobre superfi-cies moldeables”. Es una identificación indirecta, porque no se hace la compa-ración directa entre el elemento que la produjo y las huellas, sino por medio de un intermediario denominado “Testigo”.
Así, a través de la identificación mediata de armas de fuego, se pasa por tres Grados o Estadios, que guardan estrecha relación con la “identificación Taxonómica” antes mencionada, y que en este caso también se va de lo gene-ral a lo particular de manera progresiva, como resulta ser:

1º.-Identificación Genérica: es decir común a muchos (como puede ser: Tipo, Clase, Subclase, Orden, Género y Especie);

2º.-Identificación Específica: (referida a la Especie), donde se llega hasta de-terminar la cantidad de campos y Macizos, orientación, dirección y medida de los mismos, resultando tales datos de utilidad en comparación con los obran-tes en Ficheros que se deben tener para tal fin y;

3º.-Identificación Individual: (referida a la determinación de Individuo), que es propia del arma peritada, con total independencia de lo Específico. Se llega al número y serie del arma, se establece que es el arma sin lugar a equivocación, que es esa y no otra. Para llegar a tal “identificación individual de un arma”, es indispensable contar con el arma sospechada, y obtener de ella elementos testigos o indubitados, para su comparación con el resto del material incriminado o sospechado.

2.2.4 IDENTIFICACION DE ARMAS POR MEDIO DE PROYECTILES Y VAI-NAS.

En este caso nos referimos a la Identificación mediata o indirecta que de mano de la balística forense es integrante de la balística interior, ya que actúan fenómenos propios del arma, desde el momento en que se produce la afectación del mixto fulminante, luego la combustión de la pólvora, desprendimiento de la bala de la vaina, paso forzado de la bala-proyectil a través del ánima rayada del cañón y finalizando cuando el culote del proyectil abandona la boca del cañón.

Todas las armas proceden de una fabricación mecánica y una fabricación manual. Mecánica ya que intervienen maquinarias y manual por la mano del hombre a través de las herramientas, obedece a la terminación del arma, fundamentalmente se aprecia en sectores de la aguja o púa percutora y en el cañón del arma (boca del cañón), donde se da el terminado. En la identificación de proyectiles y vainas, debe comprenderse desde un principio que la Identificación solamente es posible realizarla por el trabajo que produce a) la aguja del percutor, b) el espaldón del arma al momento de la percusión, y c) el ánima rayada del cañón, cuando el proyectil pasa en forma forzada. Hay otras piezas que actúan en las vainas principalmente, que no están comprometidas en el término identificación, si no que su ingerencia solo nos deja inferir la palabra accionamiento, estas piezas responden a las huellas de los labios del estuche cargador, parte inferior del estuche cargador, rampa o cono de alimentación uña extractora, botador y/o ventana de expulsión; las huellas que convalidan accionamiento por sí solas nunca confieren la posibilidad de identificación, si no cuando está última se consolida cuando esas huellas se comparan ya sea con el arma de causa o dos ó más elementos entre sí (proyectiles y vainas), pasan a ser un excelente complemento para la identificación.

2.2.5 CARACTERÍSTICAS EN LOS PROYECTILES
Pueden ser:

a) Originales, otorgadas en la fabricación del cañón del arma y que se transmi-ten al proyectil al pasar por la zona de forzamiento (anima).

b) Accidentales, no producidas por el arma, como por ejemplo impactos contra un cuerpo generalmente más duro que el proyectil.

c) Deliberadas, cuando se producen alteraciones en las piezas que toman contacto con el proyectil, a saber por ejemplo, en el interior del cañón.

Las características originales son llamadas “normales”, producidas por el raya-do del cañón con sus resaltos y fondos a la vez estas se dividen en macro y micro características, las primeras importantes para la identificación específica, las micro características importantes para la identificación individual, la identifi-cación genérica tiene que ver con el calibre, tipo de punta y proyectil. En teoría se decía que las características más importantes eran las inferidas por las herramientas del estriado en el fondo del mismo, en la realidad la influencia del escape de los gases hacen que el proyectil no alcance a todos los ángulos de ese fondo, pero si calca la totalidad de los macizos o resaltos del ánima, que van como fondos en el proyectil.
Hay deformaciones ocasionales, que se producen generalmente en los revólveres y los casos más típicos son cuando el cañón no enfrenta normal y totalmente en cuanto a su diámetro (alineación), con los alvéolos, produciendo una pérdida de material en el proyectil sobre todo en la zona ojival llamados trafilados ojivales, también produciéndose en menor cuantía en el culote, siendo en general características de mucha riqueza identificativa. 

Importante en la identificación individual constituyen las características delibe-radas (a veces accidentales), orientadas a normales que se producen cuando el arma es objeto de modificaciones, como por ejemplo al colocar un guión se suele perforar el cañón hasta llegar al ánima por donde aparece el vínculo de unión (tornillo), lo cual obstaculiza la salida del proyectil, y se imprimen nuevas características. De igual manera sucede cuando se corta el cañón y se altera su boca, la cual genera igual o mayor cantidad de características identificativas.

El trabajo identificativo individual de las vainas y proyectiles se lo realiza gene-ralmente con el microscopio de comparación balístico.

2.2.6 FABRICACIÓN DE CAÑONES.

Los proyectiles por el rayado propio del ánima del cañón, adquieren caracterís-ticas identificativas propias de las herramientas que las originaron, estas pro-ducen desgaste de material que a su vez proporciona características particula-res y que le son propias a cada uno de los cañones.
Antiguamente había dos sistemas para origina estrías:

a) El método de fresa por raspado.
b) El método de fresa en forma de gancho.

La gran parte de las armas antiguas fueron rayadas por estos sistemas una gran mayoría por el segundo, en la actualidad ya están en desuso, primordial-mente por la rapidez en que se producen los estriados, la fresa por raspado consiste en una barra ligeramente más pequeña en diámetro y en longitud del cañón sobre la cual hay una o dos secciones curvas que son justamente los elementos de corte y que producen las estrías, cuando eran pares (4,6,8), se trabajaban de a dos elementos curvos enfrentados; en impares con un solo elemento cortante y se pasaba por el cañón tantas veces como estrías a pro-ducir, siendo una operación lenta dependiente de la cantidad de estrías se iban a realizar.
En el sistema de fresa en forma de gancho, se emplea una herramienta de corte en forma similar a un gancho, se introduce a una muesca en la barra, que a su vez se introducía en el interior del cañón, la altura del gancho era igual a la profundidad de la estría y se regulaba a través de tornillos sujetos a la barra, este sistema era de pasaje individual.

El proceso es muy exigente y requiere mucho tiempo y trabajo, ya sea emple-ando una herramienta de raspado o gancho; si sometemos ambas al microsco-pio, veremos en la parte de la hoja de corte la superficie dispareja, y con una serie de muescas, las cuales se transfieren al ánima produciendo las llamadas micro estrías.

El acero con que se fabrican los cañones no es totalmente homogéneo y por consiguiente habrá áreas más duras que otras, la herramienta de corte no va a actuar de igual manera en cada uno de estos sectores, lo cual va a incidir en la producción de distintos relieves con morfología propia. Hay una operación llamada LAPILADO, que se realiza después de haber producido las estrías, esta operación consta de la fundición de un tapón de Plomo en el extremo de una barra, la cual se coloca en el interior del cañón rotándolo de forma progre-siva de atrás hacia delante y viceversa, originando un pulido similar a un espe-jo, con lo cual desaparecen gran parte de las desprolijidades propias de la fabricación del ánima.

Hay otro proceso de fabricación llamado BROCADO, consiste en una broca de 25 a 30 anillos de menor a mayor y de altura distinta de adelante hacia atrás, cada uno tiene ranuras exactamente proporcionales en cuanto a la distancia entre una y otra, o sea que de esta forma con esos anillos se transforma en un tallador múltiple, permite la producción del estriado de una sola pasada, a diferencia de los antiguos sistemas. La broca en su fabricación requiere mucha especialización y detalle, cada una de ellas es capaz de rayar numerosos cañones (100 aproximadamente).
En todos los casos la preparación del ánima para ser rayada en esencia es la misma, se produce una perforación de diámetro adecuado de punta a punta (mecha), su superficie en consecuencia es áspera, siendo necesario el esca-reado (prepulido), este movimiento es transversal al eje longitudinal transfirien-do micro estrías transversales, estas permanecen a lo largo de todos los pro-cesos en su gran mayoría, en algunos sectores van a desaparecer por la fabri-cación de las rayas estriales.
Frecuentemente habrá defectos morfológicos en la superficie de los macizos del cañón debido a las incisiones que producen las virutas (brocado), cualquier desigualdad en la superficie con el cual el proyectil puede entrar en contacto va a imprimir una señal en el mismo, dado que la mayor presión sobre las balas las producen los macizos del cañón siendo posible detectar las marcas más prominentes en el fondo de los campos del proyectil (que tomaron contacto forzado con los macizos del ánima), por otra parte si las balas penetran muy ajustadamente se encontrarán estriaciones longitudinales en los macizos de los proyectiles, causados por la raspadura de aquel a lo largo de la base de las rayas del ánima (campos).
Otro proceso utilizado por primera vez en Alemania, consiste en TREFILAR internamente el cañón cuando una varilla de extrema dureza pasa forzadamente a través de un cañón cuya ánima es ligeramente menor en diámetro, el metal del cañón se comprime ligeramente y el ánima aumenta a través de esa presión, si la varilla tiene una superficie uniforme y presenta mucha dureza el ánima aparecerá pulida y con diámetro constante.

Las rayas se forman con una operación similar pero con una varilla en forma de torpedo (acero al tungsteno) y está provisto de estrías (campos y macizos) siendo el negativo de las que se transmitirán al cañón, mientras va pasando por el interior del cañón por presión va originando el estriado, este sistema puede dar origen a miles de cañones (alrededor de 2000).

Existe otro método de producción de estrías en armas de excelente calidad que también se basa en un trefilado interno en forma algo diferente, en este un mandril de acero muy duro que encaja ajustadamente con la forma negativa del estriado, es empujado hacia adentro del ánima después de la escareación, comprimiendo el ánima del cañón mediante presión elevada de manera tal que el acero penetre en las estrías del mandril rellenándolas completamente. Este método no resulta apto para aceros de extrema dureza, para quitar el mandril el proceso es dificultoso y es probable que se dañe de alguna manera el rayado, esto no genera ninguna dificultad a nivel identificativo, sino por el contrario aumenta la riqueza identificativa del cañón.

EL MARTELADO EN FRÍO, es una técnica que se inicia a partir de un barrote de acero macizo de 50 cm. De longitud, este se somete a pruebas de suficien-cia para verificar que soporte altas presiones (MAGNAFLUX), este barrote vir-gen pasa a un proceso que consiste en originar unos conos pequeños en los extremos del barrote, siendo las guías para colocar en el torno o mecha de per-foración (torno de perforado profundo), se realiza en una máquina que admite hasta cinco barrotes a la vez, con brocas sujetas a cañas de mayor longitud que los barrotes a perforar, y esas brocas siempre van a ser de un diámetro correspondiente al calibre que interese, teniendo un orificio interior que permite lubricar la zona de corte, posee una velocidad aproximada de avance de 35 mm. Por minuto. Finalizando este proceso se pasa al pulido interior, con una máquina vertical que posee un baquetón que contiene plomo fundido y polvo de esmeril, este instrumento realiza una tarea de tipo abrasivo denominado de espejo, en la superficie interna del cañón y en toda su extensión; utiliza este un tapón de grano 200 para el inicio de la tarea y uno 120 para la terminación.

Si el control de calidad llega a determinar impurezas se repite la operación ya que las impurezas profundas en todo caso serán eliminadas por el proceso de martelado. Para este proceso existen dos tipos de maquinarias, una horizontal y otra vertical, la diferencia está en que la horizontal carece de regulación au-tomática de martillos externos y la vertical si los posee. Cada martillo posee una zona determinada de entrada, intermedia de golpe y de salida, el moldeo del estriado interior se realiza por martillado exterior del barrote sobre una pie-za de mucha dureza llamada peregrino (carburo de tungsteno), la cual tiene aproximadamente 10 cm. De longitud y posee en su superficie el moldeado en negativo del estriado, posteriormente volcando al interior del cañón.

Una ves hecho el estriado este es examinado utilizando un endoscopio, luego cada barrote es colocado en una máquina con tres discos aserrados giratorios que permiten cortar en forma simultánea 5 cañones de cada uno de los barro-tes (9mm.), de allí se pasa a otro sector donde a ese cañón se le va a adicionar un cuerpo metálico que con posterioridad va a conformar la recámara, esto se realiza en una máquina que es un torno a revólver que tiene por finalidad originar el diámetro interno de esa recámara y aparte realiza el cono o rampa de alimentación, finalizada esta tarea, se realiza la última operación de terminado final en forma manual con una tela de esmeril de grado 150. para el control de calida de la recámara se utiliza una varilla cuya terminación tiene forma y diámetro de una vaina que corresponde al calibre deseado, luego se realiza la operación de corte final para darle la longitud deseada al cañón; se elimina el excedente que es mínimo, lo cual origina la necesidad de realizar un último proceso denominado PROCESO DEL BROCAL, con un torno a revólver con dos brocas de corte, la primera con una guía de aproximadamente 20 mm., que introducida en el cañón orienta la superficie de corte que da forma ala boca y la restante que enfrentando al cañón concreta el pulido del mismo. Una vez extraído el cañón del torno, el operario con tela de esmeril de grano más fino, da el pulido final al borde del brocal.

Todos estos procesos permiten entender de donde vienen las características individualizantes de cada arma de fuego (anima rayada), lo cual se deriva en las micro estrías que se encuentran en los proyectiles y que permiten la identi-ficación inequívoca y categórica de la singularidad de un arma de fuego, que es una de los estudios primordiales para el esclarecimiento pericial de delitos en los que intervienen armas de fuego.

2.2.7 COTEJO DE VAINAS.

La vaina servida (casquillo), en los revólveres, queda alojada en las recámaras (alvéolos) del cilindro cargador, pero en el caso de armas semiautomáticas y/o automáticas, es arrojada por la ventana de eyección. Sirve de objetivo material para realizar estudios y comparaciones de las huellas de percusión, cierre de recamara, extracción y eyección, que por lo general quedan impresas en el culote, base del fulminante y cuello.

Parte fundamental del análisis, es realizar el estudio de las vainas testigos en-tre sí, las mismas que fueron obtenidas oportunamente. Se constata que el perfil y fondo de la percusión sean correspondientes entre ellas en cuanto a la originalidad y constancia de las mismas.

Posteriormente, de éstas (las testigos) se toma la más representativa para rea-lizar el cotejo con la vaina remitida para estudio, en donde fehacientemente se establecerá si las vainas en cuestión fueron percutidas por una misma arma de fuego, a su vez por el arma sospechada.

2.2.8 COTEJO DE PROYECTILES

El proyectil, ya disparado, es de utilidad para efectuar estudios, con el uso del microscopio comparador balístico, de las huellas de los campos y las estrías del ánima del cañón del arma de fuego que los dispara, y que quedan im-presas en el manto o periferia de dichos proyectiles.


De igual forma que se realiza con las vainas, se procede al estudio de los pro-yectiles (balas) entre sí, a fin de localizar complejos estríales, que reúnan los requisitos previos. De esta observación se comprobará la existencia o no de una serie de complejos lineales, que ubicados alrededor de todo el cuerpo de la bala, permitirán establecer coincidencias que nos lleve a determinar que los proyectiles, fueron disparados por la misma arma, o a su vez por el arma sos-pechada.


2.2.9 MECANISMOS BALÍSTICOS VIGENTES.

La Balística Identificativa se sustenta en la utilización de recurso humano calificado y la disposición principalmente de un microscopio de comparación balística para la captación de imágenes, producto de la observación de proyectiles y/o vainas servidas, que podrían haber sido levantados en el lugar del delito o a su vez en el caso de proyectiles, extraídos por ejemplo en la autopsia practicada a la víctima. Es fundamental disponer del arma de fuego incriminada, para en el laboratorio proceder, como ya se indicó, a la obtención de los elementos testigos.



En la actualidad existen Sistemas de Identificación Balísticos Automatizados, que brindan la capacidad única de recabar, almacenar y correlacionar imáge-nes digitales de evidencia balística (proyectiles y vainas), a parte de visualizar los resultados de esta correlación (que se detallaran posteriormente en este trabajo). Este recurso tecnológico para los análisis balísticos forenses, ha per-mitido a los organismos que cuentan con este medio, alcanzar niveles acepta-bles de eficiencia en la resolución de delitos investigados.

2.2.10 REQUERIMIENTOS BALÍSTICOS PERICIALES.

Para la obtención de la prueba material (elementos de convicción), las autori-dades judiciales, generalmente agentes fiscales, pueden solicitar la realización de los siguientes análisis balísticos, al amparo de las legislaciones vigentes y fundamentalmente de acuerdo con la circunstancia del caso que se investiga, el número de evidencias y del soporte humano y tecnológico con que cuentan los Laboratorios de Criminalística, especialmente de las fuerzas policiales.

Dicho de otra manera los mecanismos y procedimientos periciales que se em-plean dependen de las exigencias del método y la técnica, para cumplir con la fundamentación científica que hacen al quehacer balístico pericial. Así por ejemplo, se pueden plantear interrogantes periciales, respecto:


Del arma:

a. Si el arma ha sido disparada después del último aseo
b. Estado de funcionalidad de sus mecanismos y aptitud de disparo.
c. Determinación de sustancias adheridas.
d. Originalidad de la serie y número (restauraciones químicas).
e. Si el arma registra participación en hechos anteriores.

De los proyectiles:
a. Calibre.
b. Tipo de arma que lo disparó.
c. Elementos que lo componen, adherencias.
d. Si fue disparado por un arma determinada (cotejo de proyectiles).
e. Si el arma empleada registra antecedentes en hechos anteriores.

De las vainas:
a. Calibre, marca.
b. Tipo de arma que la percutió.
c. Elementos que lo componen.
d. Características especiales.
e. Si fue percutida por un arma determinada (cotejo de vainas).
f. Si el arma empleada registra antecedentes en hechos anteriores.

De la distancia:
a. Si el disparo fue realizado a larga o corta distancia. Sobre ropas, piel o diferentes superficies de incidencia.
b. Tipo de proyectil (bala) empleado.
c. Identificación de sustancias impregnadas o adheridas en una prenda cuando ha sido perforada por el proyectil producto del disparo. Si el orificio está localizado cerca del borde u orilla de una prenda, deberá entregarse también la prenda adyacente. Las prendas deben estar acompañadas por el respectivo Informe Médico.
d. Trayectoria balística, planos de incidencia, rebotes, etc.


CAPITULO TERCERO
2.3 ANTECEDENTES HISTORICOS DE LA IDENTIFICACION BALISTICA EN OCCIDENTE.
2.3.1 SISTEMA BALTHAZAR.-

Balthazar, en 1913, idea el primer sistema de identificación, se basa en un principio de toma fotográfica de distintos sectores de un proyectil y distintas tomas del otro, documentando las características en ellos hallados en un mis-mo plano, este procedimiento se repetía girando el proyectil en su periferia. Estas tomas las realizaba con de luz rasante, resaltando sus características morfológicas. Previa documentación estudia cada uno de los proyectiles me-diante un lente de aumento para establecer algunas zonas de características semejantes a los dos proyectiles, pasando luego a la documentación fotográfi-ca y después a hacer el cotejo. Toma una fotografía y la compara con el resto de las fotografías, ubica coincidencias de campos y macizos, establecidos es-tos calcan las características de un proyectil, sobre papel transparente, coloca luego esta transparencia sobre las demás fotos para ver en cual coincidía el calco realizado.

Después crea el sistema Balthazar que perduró un tiempo considerable, este consistía en hacer rodar los proyectiles incriminados o de causa, y los proyecti-les testigos en una lámina delgada de estaño, teniendo que estar totalmente lisa, utilizando un elemento plano de madera hace este rodamiento, de forma tal que las características de alto y bajo relieve se transmitieran, teniendo el inconveniente de moldear las macro características más no las micro estrías. Posteriormente pasaba a fotografiar las láminas de estaño, obteniendo fotografías planas de la circunferencia del proyectil, dándoles de tres a cuatro aumentos de su tamaño original, pasando a buscar las coincidencias. Se criticó su sistema por intervenir la mano del hombre, por no ser suficientemen-te creíble ya que el problema del arrastre del rodado era imperceptible pero desvirtuante.

2.3.2 SISTEMA RICHTER Y MAGE (Bélgica).-

Apelaron a la fotografía de los dos proyectiles por separado tomando un campo y un macizo y subsiguientes (fotografía secuencial), incriminado y testigo. Luego con la fotografía del incriminado de un campo buscaban coincidencias con los testigos.

2.3.3 SISTEMA GODARDD Y WHITE (EE.UU.).- 

En este sistema se inicia el uso de la microscopía en el ámbito balístico, los proyectiles se colocaban en dos platinas de un microscopio simple mono ocu-lar, cada uno soportaba un proyectil en forma horizontal al eje longitudinal y acercan ambos; en una imagen se observaba la parte ojival de un proyectil, se conectaba con la parte media posterior del otro proyectil, pudiendo girar un proyectil hasta ubicar un campo buscando coincidencias morfológicas entre ambos, este sistema es el ancestro al moderno Microscopio de Comparación Balístico.

2.3.4 SISTEMA SCOPOMETRIA (Argentina).-

Sistema creado en los laboratorios de la Policía Federal Argentina, hasta antes del sistema Belaunde, es muy parecido al sistema de Richter y Mage, está ba-sado en la documentación fotográfica de ambos proyectiles en forma separada y sectorizada. Se colocaba un proyectil en un sistema que giraba verticalmente a con luz rasante, documentándolo sectorizadamente hasta agotar la periferia. Las fotografías obtenidas se cotejaban entre sí buscando coincidencias.

2.3.5 SISTEMA BALAUNDE FOTORRODADO (Argentina).-

Este equipo, conocido también con el nombre de “Foto comparador Belaunde” o “Equipo para toma de fotografía de la periferia de los proyectiles”, fue diseña-do por el Comisario ERNESTO M. BELAUNDE de la Policía Federal Argentina, y de quien el sistema toma su nombre y que consiste básicamente en un dis-positivo fotográfico de foco fijo; una platina que permita disponer verticalmente el proyectil y que está dotada de un movimiento de rotación; un dispositivo que suministre un haz de luz puntiforme, con el ángulo de incidencia adecuado para el óptimo aprovechamiento de luces y sombras provocados por los bajos y altorrelieves de la zona de forzamiento, parte cilíndrica o “zona pericialmente útil” del proyectil; un sistema de arrastre continuo de la película fotográfica que permita obtener un fotograma continuo de toda la periferia del proyectil mien-tras este va girando sobre su eje.

Otras variantes de este equipo utilizan cámaras fotográficas de 35 mm., tubos de acercamiento que permiten aumentar la distancia focal y por lo tanto obtener mayor aumento en las fotografías así logradas, ópticas de alta calidad sin aberraciones cromáticas ni distorsiones y película de alta definición, lográndose “foto rodados” de alta calidad tanto de proyectiles dubitados como indubitados, lo que suministra una mejor seguridad en el cotejo de los mismos.

2.3.6 SISTEMA GIRAUD (Argelino).-

Se constituye un sistema inapropiado a los principios de la comparación actual, este sistema fue creado para los proyectiles encamisados, se realizaba un corte en la periferia de la ojiva, de modo tal que se separaba de su cuerpo y era replegada, se ejecutaba luego un corte longitudinal en una zona de “menor características identificativas”, de esta forma abría la camisa dejándola en un plano a través de leves presiones para conseguirlo.

2.3.7 MICROSCOPIO COMPARADOR DE GRAVELLE 

Philipp O.Gravelle, era un excelente químico y gran especialista en macrofoto-grafía, se le ocurrió la idea que daría a la balística uno de los fundamentos científicos mas importantes. Tomo dos microscopios calibradores y los unió mediante un dispositivo óptico gracias al cual se podían observar dos proyecti-les juntos superponiéndolos en una sola imagen y lograr que ambas giraran de manera que se pudieran comprobar viendo las coincidencias y diferencias que hubieran en las mismas . El Microscopio Comparativo Gravelle veía la luz. Por esta fechas al equipo se unía el doctor Calvin Goddard que comenzó a observar el culote de las vainas disparadas encontrando que las lesiones producidas por las maquinas empleadas en la fabricación de la aguja percutora o del bloque de cierre de el arma que había realizado el disparo, coincidían con las lesiones que aparecían en el culote de la vaina empleada.

Desde 1925 en que Gravelle invento el microscopio comparativo, hubo que esperar a la primavera de 1927, cuando en el proceso “Sacco Vanetti”, Calvin Goddard lo dio a conocer realizando con el un dictamen modélico en la historia de la balística forense.


CAPITULO CUARTO
2.4 SISTEMAS MODERNOS DE IDENTIFICACIÓN BALÍSTICA
2.4.1 EL MICROSCOPIO COMPARADOR CRIMINALÍSTICO:

Esquemáticamente está constituido por un ocular y dos objetivos unidos por un puente óptico de manera tal que, con un solo ojo el operador puede obser-var en el campo del objetivo dos objetos diferentes. El campo circular está divi-dido por una línea de separación en dos zonas denominadas “hemicampos”, siendo posible observar el objeto que se encuentra colocado debajo del objetivo izquierdo, en el hemicampo derecho y el que se encuentra colocado debajo del objetivo derecho, en el hemicampo izquierdo. Debajo de cada objetivo se dispone de una platina donde se fijan los objetos a comparar.

El equipo se encuentra complementado por una serie de comandos y acceso-rios que le brindan una gran versatilidad en la realización de múltiples tareas de observación comparativa, disponiendo asimismo de equipos fotográficos e iluminadores de luz variable en intensidad y dirección. Los equipos de última generación cuentan con iluminadores de fibra óptica, equipos de fotografía instantánea, cámaras de video con monitor color e impresora láser, aumentos variables, etc. Además de incorporar sistemas mecánicos automáticos que reproducen las mismas condiciones de iluminación y posición en cada objetivo, teniendo el mismo entorno en ambos elementos a comparar.

El uso en balística forense de este equipo es fundamental para arribar a con-clusiones categóricas, pudiendo obtenerse fotográficamente las coincidencias de señales identificativas, aportando al perito elementos de prueba materiales concretos para su eficaz valoración.

2.4.2 EL SISTEMA DE TOPOGRAFÍA LÁSER 

Estudios publicados por J. De Kinder, P. Prevot, M. Pirlot, y B. Nys en 1998 introdujeron una nueva tecnología para la identificación de las armas de fuego, la topografía de láser. Los autores establecieron varios problemas con el sistema anterior de microscopía de comparación entre estos las diferencias en la intensidad de luz necesaria para la correcta visualización en los objetos bajo estudio y sus regiones, la refracción del material de la superficie (generalmente aleaciones de níquel y cobre), el tipo de luz usada (la temperatura de la fuente), y ángulo de incidencia de la luz.

La topografía láser era una mejora a la microscopía de comparación porque mide exactamente la topografía de la superficie. Esto se hizo enfocando un láser infrarrojo en la superficie del objeto, la luz reflejada era reunida por la misma lente siendo detectadas por un revestimiento de diodo. Esto significa que luz fue reflejada sobre la superficie y el láser guarda por una parte la huella de donde la luz provino y por otra la parte mide la superficie en donde esta luz incide. Este sistema fue usado para corregir la posición de la lente, guardando la correcta ubicación de la lente que corresponde a la distancia de la superficie a un plano de referencia. Esto compensó para cualquier corrimiento o movimiento por parte del proyectil. El rango era 1 micrómetro a 0.1micrometros, la diferencia más alta en altura que podría medirse por el apa-rato. 

2.4.3 LOS SISTEMAS AUTOMATIZADOS 

La evolución continua de computadoras más pequeñas, más poderosas desde los años noventa anunció la llegada de una herramienta muy poderosa para los expertos de identificación de armas de fuego. “La búsqueda y recuperación” en los sistemas informáticos tienen como objetivo habilitar la comparación de vainas servidas y proyectiles, por consiguiente “transforman el análisis balístico forense de una herramienta de comprobación de evidencia, en una herramienta de lucha contra el crimen”. (Bachrach, 2002). 

2.4.4 LOS COMPONENTES BÁSICOS DE UN SISTEMA AUTOMATIZADO

Los dos componentes básicos de un sistema automatizado son los componen-tes de adquisición y los componentes de correlación. El componente de adquisición involucra la captura de datos y la codificación para hacerlos datos analizables. Los datos que se han puesto en código y se han procesado son llamados “Datos Normalizados” (normalizad data). El componente de correlación, sin embargo, es responsable de dar sentido a los datos normalizados, a través de comparar los juegos de datos y organizar los resultados para la inspección del usuario. Bachrach especifica los componentes de correlación como todos los elementos del software tendientes a:
a.) Evaluar el grado de similitud entre dos juegos de datos normalizados
b.) Si más de dos proyectiles están relacionados en una comparación, organi-zar los resultados en un juego de comparaciones de alguna manera conveniente, y
c.) Proporcionarle las herramientas al usuario para verificar los resultados ob-tenidos por los algoritmos de la correlación. 

2.4.5 EJEMPLOS DE SISTEMAS AUTOMATIZADOS (I.B.I.S.; DRUGFIRE)

Dos grandes sistemas automatizados fueron desarrollados: el Sistema de Iden-tificación de Balística Integrado (la IBIS) y DRUGFIRE. Estos dos sistemas tie-nen muchos puntos en común, como la capacidad de adquirir los datos de pro-yectiles y vainas servidas; y el archivo donde se guardan estos detalles siendo una base de datos, los cuales se usan para realizar las comparaciones con elementos dubitados. El área más importante de comparación entre los dos sistemas es el uso de una representación bidimensional de la superficie del espécimen. El IBIS procesa las imágenes microscópicas digitales de compara-ción, mediante los rasgos encontrados en los proyectiles y vainas servidas del cartucho. DRUGFIRE da énfasis al examen de señales únicas en los casos de elementos balísticos expulsados por el arma. Los datos que capturan los pro-cesos en ambos sistemas, usan una fuente de luz dirigida al proyectil o la su-perficie de la vaina servida del cartucho para reflejar estriación, impresiones de campos y macizos, los cuales son grabados por una cámara. Notándose que, al usar la luz como una fuente, el ángulo incidente de luz y el ángulo de la cámara no puede ser el mismo para obtener un buen modelo de reflexiones oscuro-luminosas de la superficie del proyectil, obteniendo una medida indire-cta de la superficie del proyectil. 

2.4.6 SISTEMA AUTOMATIZADO TRIDIMENSIONAL 

El nuevo sistema, basado en el uso de una caracterización tridimensional de la superficie de la proyectil, tiene sensores “confocales” de fuente que operan proyectando una has láser a través de una lente hacia la superficie del objeto y captando la reflexión del láser con la misma lente. Ésta es una mejora sobre la técnica de topografía de láser propuesta anteriormente en la que el lente sensor cambia de sitio continuamente para mantener el láser y permitir una imagen exacta del proyectil entero. Al contrario de las primeras IBIS y DRUG-FIRE, el ángulo de incidencia y el ángulo de reflexión del láser es el mismo, no hay ninguna iluminación lateral, así que los datos adquiridos son por consiguiente la distancia entre la superficie y un plano imaginario, cuando la medida es hecha a lo largo de una dirección perpendicular a la superficie.

2.4.7 EL SISTEMA SCICLOPS 

El sistema SCICLOPS 3D, es una tecnología de topografía que tuvo en su ini-cio una medida de resolución de de 0.1 micrómetros de profundidad y 1 micró-metro en la resolución lateral, lo cual se pensó que era suficiente para capturar los elementos más significativos de los datos de la superficie de un proyectil. La experimentación mostró la configuración final de la unidad de adquisición para estar en el orden de un micrómetro. El proceso de digitalización incluye tomar secciones cruzadas del proyectil y medir las impresiones en el plano de las estrías y los macizos, con un número suficiente de ranuras cruzadas dan-do una completa descripción del proyectil como objeto tridimensional. La región geométrica definida por la sección cruzada es aproximadamente elíptica por la cubierta. El proceso de normalización de los datos en SCICLOPS conceptualmente consiste en dos pasos:
a. Estimación de la elipse definida por el lugar geométrico de la impresión de macizos (sección transversal) identificada en los datos adquiridos; y
b. La proyección de los datos adquiridos en la elipse estimada. El segundo paso corrige cualquier deformación del proyectil, sea en la estructura o el proceso de adquisición.

Para el componente de correlación, SCICLOPS recibe los datos normalizados de dos proyectiles para el proceso de comparación. El rendimiento devuelve la información siguiente: orientación relativa en que los dos proyectiles están muy similares y una medida de no similitud (0= ninguna similitud; sobre 1= idéntico). La medida de similitud usada es la función de correlación. Esta es una cuantificación normalizada (el valor máximo es 1) de los grados de similitud entre las dos proyectiles. Una correlación macro y micro es computada mientras se comparan los dos proyectiles en diferentes orientaciones relativas. La correlación macro es obtenida en la orientación en la que los dos proyectiles son más similares, mientras que la correlación micro es tomada en la mayor orientación no similar. La correlación compuesta es el promedio geométrico de las correlaciones macro y micro y una medida global de similitud.

En resumen el sistema SCICLOPS representó un gran adelanto en la identifi-cación de armas de fuego con la creación de una imagen tridimensional del proyectil que exactamente representa todas las marcas e impresiones con pre-cisión en su superficie. La historia de la identificación forense en general y de armas de fuego en particular ha demostrado la necesidad de un sistema com-prensivo para comparar proyectiles testigo con proyectiles de prueba para rela-cionar un arma sospechosa con la de un tiroteo. La formación de estrías e im-presiones en la superficie de un proyectil durante el proceso de disparo per-mite una buena investigación si es que estas estrías e impresiones son consistentes entre proyectiles disparados por la misma arma. La llegada de las tecnologías Informáticas ha permitido un proceso más rápido y más comprensivo de la estriación e impresiones en la superficie de un proyectil, que las que hizo el microscopio de comparación original, sin restarle mérito. La gran cantidad de armas usadas en casos criminales, muestran la necesidad de una base de datos para características de armas de fuego, proyectiles y vainas servidas.

El sistema SCICLOPS permite crear una imagen tridimensional de un proyectil tomando una sección cruzada de su superficie y representándola en un plano en el espacio. Este sistema permite la comparación de dos proyectiles, como la comparación en el microscopio, pero el sistema SCICLOPS computa una función de correlación que detalla como los dos proyectiles pueden ser comparadas matemáticamente.

2.4.8 LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LOS SISTEMAS 2D Y 3D

Algunas desventajas del sistema bidimensional incluyen la no robustez y dis-continuidad de los datos (Bachrach 2002), establece un significativo problema asociado con la captura de datos en 2D por el hecho de que la “transformación relacionada con la luz incidente en la superficie de las proyectiles y la luz reflejada por esta, no sólo depende de las estrías encontradas en la superficie de la proyectil, sino de varios parámetros independientes como el ángulo incidente de luz, el ángulo de visión de la cámara, las variaciones en la reflectividad del proyectil, intensidad de la luz, la orientación exacta de la proyectil, etc.…implicando que los datos capturados también son dependientes de estos parámetros variables”.

Otro problema es el fenómeno de sombra que algunos de los rasgos más pe-queños pueden sufrir al ser “oscurecidos” por los rasgos más grandes, por lo que el sombreo podría causar una captura inexacta de los datos. La velocidad de adquisición de sistemas bidimensionales es significativamente más rápida que los sistemas tridimensionales (sciclops, balscan, bullet trax, etc.), lo que permite a los expertos tomar las decisiones más oportunamente.


2.4.9 SISTEMA DE IDENTIFICACIÓN BALÍSTICA INTEGRADO (IBIS)

Este sistema Informático denominado IBIS (Integrated Ballistics Identification System), brinda la capacidad única de recabar, almacenar y correlacionar imá-genes digitales de evidencia balística (proyectiles y vainas), con el beneficio de poder visualizar los resultados de esta correlación. La capacidad de los componentes del sistema balístico se puede configurar en red lo que permite conectarse escala local, nacional e internacional con estaciones remotas, posibilitando crear una gran base de datos y el intercambio de información relacionada con armas de fuego.

2.4.9.1 ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

El Sistema de Identificación Balística Integrado tiene la capacidad de almace-nar grandes cantidades de imágenes de proyectiles y vainas. Esto permite la comparación rutinaria entre todos los nuevos proyectiles y vainas que se ingresen y aquellas que hayan sido introducidas anteriormente al sistema, de este modo se provee la facilidad de vincular casos que de otra manera no podrían serlo. Tiene la capacidad de buscar proyectiles y vainas dentro de su propia memoria y también busca aquellos proyectiles y vainas introducidos en cualquier IBIS de otros laboratorios nacionales o extranjeros, de modo que se puede detectar y rastrear los movimientos de criminales que atraviesan límites jurisdiccionales para cometer sus crímenes.

La adquisición de las imágenes es altamente automatizada, para que se pue-dan introducir rápidamente un gran número de proyectiles y vainas al sistema mediante el uso de una cámara digital. Las imágenes correspondientes a las superficies de una bala o una vaina, son desplegables en los monitores del sistema permitiendo una pronta visualización. Una vez que las imágenes han sido introducidas, éstas se almacenan en la base de datos y no es necesario repetir el proceso de adquisición. Integra las mejores características de los anteriores sistemas con sus nuevos productos Bullet Trax y Brass Trax, ambos sistemas realizan un tratamiento 3D de la Información, con lo cual se actualiza y mejora el campo de la Identificación balística.

El procesamiento de las comparaciones con los indicios de la base de datos también es automático. La función de introducción de los datos es llevada a cabo por un técnico y no necesita necesariamente la intervención de un experto balístico, excepto para la confirmación de los hallazgos del Sistema en un microscopio de comparación.

El I.B.I.S. es de construcción modular y ergonómica, tiene todas sus funciones integradas en una sola plataforma operacional. Su capacidad de proceso y almacenamiento puede crecer con el tiempo y el sistema puede operar en red de área remota (WAN) con otras unidades ubicadas en distintas partes del país y con sistemas similares en otros países. El Sistema de Identificación Balística Integrado cuenta adicionalmente con un software para crear un banco de da-tos de armas de fuego en el que se incluye la fotografía y las características, con la posibilidad de realizar búsquedas.


2.4.9.2 FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE IDENTIFICACIÓN BALÍSTICA INTEGRADO.


2.4.9.2.1 Integración Del Sistema

El Sistema de Identificación Balística Integrado tiene integrada en una sola plataforma todas las funciones de adquisición de indicios, tanto de proyectiles (no deformados y deformados) como de vainas. Las funciones de comparación con los indicios contenidos en la base de datos y el registro de un nuevo indicio, debe efectuarse en el servidor de la base de datos el cual debe estar enlazado por red de área local (LAN) o de área amplia (WAN) con la estación de ingreso de los indicios. Todo indicio ingresado al sistema es comparado automáticamente con sus similares existentes en la base de datos y luego pasar a ser parte de dicha base de datos. El sistema es capaz de replicar selectivamente los ingresos pertinentes en otros Sistemas Integrados de Identificación Balístico con los cuales se haya habilitado una comunicación en red de área amplia (WAN) y se haya establecido el procedimiento de re-plicación.

2.4.9.2.2 Proceso de adquisición de proyectiles


Gráfico: Forensic Technology

La estación de adquisición de indicios realiza de forma altamente automatiza-da las funciones de manipulación de las proyectiles y de fotografiado de las áreas de interés balístico, tales como las estrías (o, alternativamente los maci-zos si estos fuesen el estándar del sistema propuesto). Todas las funciones automatizadas cuentan con un sobrepaso manual para que el operador pueda sustituir al sistema en caso de necesidad.

El criterio de definición de la identificación balística está basado en las marcas relevantes impresas por el arma en las áreas de interés de los indicios. Las características generales del arma (CGA) no deben constituir criterios de la identificación balística, por cuanto su definición puede ser ambigua, inconsis-tente o errada y obligaría a intervenir a un experto balístico, requerimiento que se quiere evitar. En el caso de proyectiles no deformados las CGA pueden ser usadas solamente como criterios de filtrado en el proceso de comparación para limitar el tamaño de la porción de la base de datos sobre la que el sistema efectúa la búsqueda y a así reducir los tiempos del proceso.

La estación de adquisición de indicios es capaz de adquirir y efectivamente comparar y almacenar las imágenes de proyectiles deformados y de fracciones de proyectiles. El sistema es capaz de adquirir proyectiles de cualquier material y de cualquier arma cuyo calibre esté comprendido entre 0.177 hasta 0.50.
El tiempo total requerido para adquirir proyectiles no deformados por un opera-dor experimentado, no debe exceder de 10 minutos en promedio por proyectil, para una muestra no menor de 6 proyectiles de calibres diferentes, uniforme-mente distribuidos en el rango arriba indicado, incluyendo la colocación del espécimen y el ingreso de la información general relativa al caso, al indicio y sus CGA, si esto último es aplicable. La creación de casos no debe tomar más de treinta segundos en promedio y se debe poder adquirir un número ilimitado indicios por cada caso. Las imágenes adquiridas deben ser salvadas en el archivo de indicios del caso.

A partir de la composición electrónica de las fotografías del indicio en el I.B.I.S., se procesa el análisis de la minucia relevante para la identificación balística y se almacena el resultado junto con las fotografías y otra información necesaria del indicio.
2.4.9.2.3 Proceso de adquisición de Vainas

La estación de adquisición de indicios realiza de forma altamente au-tomatizada las funciones de manipulación de las mismas y de fotografiado de las áreas de interés balístico, tales como las impresiones del fondo de la recámara (bloque de cierre), de la aguja del percutor y botador y extractor. Todas las funciones automatizadas deben contar con un sobrepaso manual para que el operador pueda sustituir al sistema en caso de necesidad.
El criterio de definición de la identificación balística está basado en las marcas relevantes impresas por el arma en las áreas de interés del indicio. Las carac-terísticas generales del arma (CGA) no deben constituir criterios de la identifi-cación balística, por cuanto su definición puede ser ambigua, inconsistente o errada y obligaría a intervenir a un experto balístico, requerimiento que se quiere evitar. En el caso de armas con percusión anular las marcas pertinentes también deben ser fotografiadas como un criterio de identificación balística. 

Las CGA pueden ser usados solamente como criterios de filtrado en el proceso de comparación, para limitar el tamaño de la porción de la base de datos sobre la que el sistema efectúa la búsqueda y a así reducir los tiempos del proceso.
El sistema es capaz de adquirir casquillos de cualquier material y de cualquier arma cuyo calibre esté comprendido entre .177 hasta 12 (cartuchos de escope-ta). El tiempo total requerido para adquirir casquillos por un operador experi-mentado no debe exceder de 5 minutos en promedio por casquillo, para una muestra no menor de 6 casquillos de calibres diferentes, uniformemente distri-buidos en el rango arriba indicado, incluyendo la colocación del espécimen y el ingreso de la información general relativa al caso, del indicio y sus CGA, si esto último es aplicable. A partir de la composición electrónica de las fotografías del indicio, el I.B.I.S. procesa el análisis de la minucia relevante para la identificación balística y almacena el resultado junto con las fotografías y otra información necesaria del indicio.

2.4.9.2.4 Formación de la base de datos y servidor de archivos

Después de completar el proceso de adquisición de datos, la imagen, el análi-sis de la minucia y todos los archivos demográficos asociados de los indicios, deben ser replicados en la base de datos del servidor. El servidor controla el almacenamiento y las funciones de recuperación de la base de datos.

2.4.9.2.5 Proceso de correlación y presentación de resultados

El sistema efectuará las comparaciones (correlaciones) entre todas las áreas de interés del indicio que se está ingresando contra todas las áreas de interés de cada una de los indicios similares (según los filtros aplicables) almacenadas en la base de datos.
En el caso de proyectiles, el I.B.I.S. es capaz de hacer una selección de las mejores similitudes en fase (Ej. toda la serie secuencial de estrías del indicio que se está ingresando con toda la serie de estrías de cada indicio con la que se esté comparando. También es capaz de seleccionar a la mejor similitud in-dividual, p.ej. estría – estría). En el caso de las vainas, el I.B.I.S. selecciona en cada comparación la mejor similitud entre todas las áreas de interés examina-das (Ej. marcas de fondo de recámara, de aguja de percutor y de uña del ex-tractor) del indicio que se está ingresando con las correspondientes áreas de interés de cada indicio de la base de datos con la que se esté comparando. También es capaz de seleccionar a la mejor similitud individual, p.ej. marca de fondo de recámara (bloque de cierre) con marca del fondo de recámara para el alineamiento rotacional que ofrezca la mejor similitud. 

2.4.9.2.6 Precisión y confiabilidad de los resultados

Los resultados de las comparaciones (correlaciones) deben ser presentados al operador del I.B.I.S. de forma tal que éste tenga un sólido criterio, confiable y preciso, para decidir si vale la pena proceder con la etapa de comparación vi-sual en pantalla entre los pares de candidatos más probables o si para el indi-cio que se está ingresando no existe ningún indicio similar en la base de datos.

2.4.9.2.7 Comparación visual en pantalla

En caso de que sí valga la pena llevar a cabo un proceso de comparación vi-sual en pantalla, los resultados deben ser presentados de forma tal que el ope-rador confiablemente pueda limitar sus exámenes a un pequeño número de pares de muestras y, por tanto, el tiempo invertido en esta etapa sea muy redu-cido.

El sistema tiene la capacidad de presentar las imágenes en pares (cara a cara) o con múltiples imágenes contenidas en la base de datos, según como el sis-tema presente el orden de sus resultados o según como el operador lo decida. Todos los indicios contenidos en la base de datos deben ser accesibles para comparación visual.
Las imágenes en pantalla son manipulables a voluntad por el operador. Las funciones mínimas disponibles son: desplazamiento en cualquier dirección, rotación, escala, brillo, contraste, yuxtaposición de dos imágenes y definición de perfiles (sharpness) de la imagen. Todas las funciones de manipulación son controlables por ratón (mouse), de fácil uso. Además el operador puede imprimir toda pantalla de trabajo.

2.4.9.2.8 Confiabilidad operacional del sistema

El sistema es robusto y capaz de soportar condiciones operacionales severas como servicio continuo 24 horas al día, 7 días por semana. El sistema es tole-rante a fallas e inmune a la mala calidad e interrupciones del suministro eléctrico. El I.B.I.S. está contenido en una consola modular que ofrece probada protección mecánica a los componentes delicados. El I.B.I.S. puede seguir en operación continua incluso en el caso de falla de un dispositivo de almacenamiento distinto del medio donde reside la base de datos. El sistema cuenta con funciones automáticas de auto diagnóstico y auto calibración 

2.4.9.2.9 Preservación de la base de datos 

La base de datos está protegida contra todos los riesgos posibles tales como pérdida, corrupción y alteración no autorizada. El I.B.I.S. estará provisto de los medios de duplicación periódica de la base de datos y de las herramientas de servicio más modernas. El sistema provee la posibilidad de mantener respaldos periódicos de la base de datos para evitar pérdidas de información accidentales.

2.4.9.2.10 Compatibilidad de la base de datos

El I.B.I.S. está desarrollado alrededor de una base de datos de tipo relacional, universalmente utilizada, preferentemente Oracle. La base de datos también es totalmente compatible con el estándar industrial de bases de datos relacionales; de modo que pueda conectarse con otras bases de datos usando herramientas suministradas por el productor de la base de datos (Ej. Oracle). El I.B.I.S. se suministra con el software del productor de la base de datos, reque-rido para la funcionalidad de todo el sistema.

2.4.9.2.11 Seguridad de las Operaciones 

El derecho de operar una unidad de procesamiento determinada del I.B.I.S., es controlado desde dentro del I.B.I.S. Por razones de seguridad, el sistema es responsable de determinar cada nivel en el que un usuario específico está autorizado a operar. El sistema también decide y controla quiénes tienen acceso a cuáles unidades de proceso. Esto implica que cada unidad de proce-samiento, funciones o grupo de funciones sea habilitada o inhabilitada, dependiendo de quien trate de accederla. De este modo, el sistema debe actuar como una capa de autorización encima de la base de datos misma.
La base de datos también puede ser accedida por procesos secundarios (por ejemplo: duplicación y correlación). Cuando éste es el caso, el usuario, con la clave correspondiente, se conectará con la base de datos. 

2.4.9.2.12 Jerarquización del acceso

El I.B.I.S. concede acceso al usuario registrado con números válidos de identi-ficación del Departamento de Criminalística que lo use y exige clave de usuario para ingresar al sistema. Como se mencionó anteriormente, el sistema de seguridad de la base de datos tiene diferentes niveles de funcionalidad para diferentes usuarios o grupos de usuarios. Solamente el administrador del sistema o el administrador de la base de datos, tiene privilegios completos sobre el sistema y será su responsabilidad conceder privilegios a los otros usuarios del I.B.I.S. 

2.4.9.2.13 Rastreo y Auditoría de las transacciones

Todo cambio hecho a un registro en la base de datos es almacenado automáti-camente en el archivo de registro de duplicaciones. En este archivo se debe consignar la fecha y hora de cualquier cambio en la base de datos que resulte de agregar, cambiar o eliminar registros. El sistema de base de datos del I.B.I.S. debe proveer información sobre la identidad del operador, así como describir a los usuarios del I.B.I.S. y sus privilegios, de tal manera que cualquier cambio realizado en los datos, incluyendo la identidad del autor del cambio, sea registrado permanentemente y notificado al responsable del I.B.I.S..

2.4.9.2.14 Copiado automático de respaldo

La base de datos es protegida de la posibilidad de daño en los discos y es po-sible regresar al estado que existía en “un momento dado” sin perder datos.
El sistema lleva un registro archivado de re-ejecuciones junto con los archivos de registro de re-ejecución en línea y las copias de respaldo de los archivos de datos y es posible recuperar todas las transacciones efectuadas hasta el ins-tante en que se produjo la falla. El copiado de respaldo de la base de datos, se inicia automáticamente después de las horas normales de trabajo. El sistema respalda diariamente los archivos ingresados cada día y hacer una copia com-pleta de la base de datos semanalmente (Ej. durante el fin de semana). Para proveer más protección contra la corrupción de archivos el copiado de respaldo es acumulativo.

2.4.9.2.15 Suministro de energía

El I.B.I.S. es suministrado con una unidad de suministro ininterrumpido de energía eléctrica (UPS) que asegure la calidad del suministro eléctrico de po-tencia con las siguientes características mínimas: 

• Protección en caso de falta de energía.
• Supresión de picos y variaciones de tensión en la línea.
• Verdadera operación en línea y probada confiabilidad.
• Baja distorsión del suministro eléctrico eliminando ruido eléctrico y armónicas.
• Acondicionamiento del suministro de energía minimizando fenómenos transitorios.
• Amplio rango de tensiones de entrada para tolerar fluctuaciones e inte-rrupciones parciales.
• Rápida y suave transferencia a la batería durante apagones o condicio-nes del suministro fuera de tolerancia.
• Batería estándar y auto - apagado.

2.4.9.2.16 Recuperación en caso de fallas

La base de datos se recupera automáticamente de cualquier falla de aplicación, falla de energía u otro tipo de problema de base de datos, no cau-sada por la pérdida de un archivo requerido para la operación de la propia base de datos. Los archivos de datos son almacenados en un equipo diferen-te de aquel donde reside la base de datos (Ej. cintas magnéticas). 

2.4.9.2.17 Conectividad remota

El I.B.I.S. tiene plena capacidad de conexión remota y es ampliable con esta-ciones de adquisición de PEB remotas, conectadas en red de área amplia (WAN). Los medios de comunicación deben ser Cisco o compatibles con sis-temas Cisco.

Todo estas características hacen que el sistema I.B.I.S. sea el más actualizado y el más usado sistema a nivel mundial como complemento a los labora-torios criminalísticos y balísticos, ofreciendo la total y completa tecnología que se ha desarrollado en Identificación balística y manejo de base de datos a nivel local y mundial sobre la materia.

2.4.10 SISTEMA DE IDENTIFICACIÓN BALÍSTICA BALSCAN: SISTEMA 3D-SCAN

El Sistema BalScan es una unidad de adquisición de cartuchos, proyectiles o marcas de herramientas que almacena imágenes digitales de alta resolución para su comparación, es fabricado por la empresa Suiza PROJECTINA, en base a los principios del sistema Belaunde de foto rodado, pero con todos los beneficios modernos de la aplicación 3D, fabricado con el fin de la ubicación de marcas individualizantes de proyectiles y cartuchos para investigar impresiones de marcas en la cara posterior de culote, marcas de eyección, marcas de extracción, marca de púa percutora en el caso de fuego central o anular. Además es principalmente útil para el manejo de las áreas de campos y macizos de proyectiles.

2.4.10.1 FUNCIONAMIENTO GENERAL:

El proyectil es fijado dentro del sostenedor y rotado por etapas. Imágenes indi-viduales son tomadas durante el proceso de rotación por pasos y son monta-das luego en una imagen resultante. Todos los ajustes de escenario e ilumina-ción son almacenados con las imágenes de manera de poder reproducir al 100% la imagen deseada. Además permite la reconstrucción en 3D de culotes de vainas servidas, para visualizar las micro características de estos elemen-tos. La información es tratada por un software que permite la comparación por yuxtaposición de las micro características anteriormente enunciadas, pero a diferencia del IBIS, esta información no es almacenada ni comparada con una base de datos que permita interrelacionar casos delictivos, lo cual es un des-ventaja.

2.4.11 LA TECNOLOGÍA DEL MICROSTAMPING (En estado de Prueba)

La tecnología básica de microstamping involucra el uso de poderosos láser para hacer grabados sumamente precisos, microscópicos. Dirigiendo un láser a través de una serie de espejos y lentes, se pueden crear una has eficaz que tiene un fragmento de la anchura de un pelo humano para el corte de imágenes de una plantilla en una superficie designada. Esta tecnología se ha usado para producir las boquillas diminutas en cabezales de impresión de tecnología chorro de tinta para impresoras y para marcar microchips y prevenir la falsificación. 

Una compañía pequeña en New Hampshire llamada NanoVia, que desarrolló esta tecnología para la industria de la informática, empezó ha experimentar con usar una tecnología similar para grabar una marca delante de la punta de una aguja percutora balística.
Los ingenieros pusieron esa aguja percutora en una pistola, dispararon un cartucho y examinaron la vaina servida bajo un microscopio, encontraron que la marca era prontamente visible en el poso de percusión. Las pruebas más tarde determinaron que la marca permanecía claramente visible después de que se dispararon muchas rondas.
Los ingenieros de encontraron que podían poner más de 20 caracteres alfa-numéricos en la punta de la aguja percutora de encendido. Este desarrollo ha levantado la posibilidad intrigante que una aguja percutora pueda etiquetar cada vaina servida con los datos principales del arma que lo disparó. 

Por otro lado, las agujas percutoras pueden ser alteradas (raspado) o pueden reemplazarse, minando la efectividad de este sistema potencial de identifica-ción. NanoVia regresó a la tabla de dibujo, y dos adicionales innovaciones surgieron:
Primero, los ingenieros diseñaron redundantes series de señales de marcado, un sistema análogo a un codificando, grabando la serie de datos que abracen el área de la aguja percutora. Esta duplicación permite la recuperación del código aun cuando el las figuras alfanuméricas se traten de borrar teniendo hasta un tercer nivel de repetición, aun más lejano atrás y, probado se verifica que todas las tres versiones del trasladan el código al cartucho. Si alguien in-tentase quitar todos los tres códigos, la aguja percutora se vuelve demasiado corta para funcionar. 

Segundo, los ingenieros confrontaron el problema propuesto en el caso del delincuente que reemplaza la aguja percutora más que alterarla. Las agujas percutoras son pequeñas y baratas, y puede reemplazarse sin mucha dificultad. Las adyacencias del orifico de salida de la aguja percutora (block de cierre), sin embargo, no puede reemplazarse sin reemplazar el dispositivo entero. Los ingenieros de NanoVia grabaron el código en estas adyacencias, y encontraron que se transfieren claramente en el cartucho luego del disparo. Ellos también pueden proteger esta parte contra las alteraciones por poniendo el código en el múltiples lugares comprometidos en el disparo.



Además, NanoVia probó poniendo el código en las paredes de la recámara de encendido para ver si se transferían los códigos en el cuerpo de la vaina obteniendo resultados prometedores.

La aplicación de microstamping requiere la participación directa de los fabricantes de armas de fuego, porque ellos deben incluir el microstamping en su construcción, con suerte en las agujas percutoras y recamaras de encendido. La tecnología por lograr ambos está disponible hoy, pero debe adaptarse para el uso en la fabricación de las armas de fuego. Toda la información del arma podría ser incluida en el microstamp, pero igualmente debe crearse el sustento legal que permita disponer de la información detallada sobre el arma directamente de un cartucho recuperado del caso.
Esta técnica se está evaluando, y se está construyendo la base Jurídica que permita su uso e implementación en los Estados Unidos de Norteamérica, por lo que se consolida como la vanguardia en la Identificación balística moderna, que complementaría los sistemas anteriormente expuestos, ya que todas las nuevas implementaciones que sobre la materia aparezcan, son de interés na-cional en el control de la delincuencia, a través de la ATF (Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives) y del NIBIN (National Integrated Ballistic Information Network), Red Nacional Integrada de Información Balística, que hace posible la integración de la información la cual es centralizada para com-partir inteligencia a través de los límites jurisdiccionales del país y del extranjero.


CAPITULO QUINTO
2.5 INFLUENCIA DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA LUCHA CONTRA LOS DELITOS VIOLENTOS CON USO DE ARMAS DE FUEGO
2.5.1 DIAGNOSTICO DEL PROBLEMA


Los archivos que la Sección de Balística de los Departamentos de Criminalística (Argentina y Ecuador en particular), están conformados por vainas percutidas y balas, tanto incriminadas (involucradas en el hecho), como también testigos obtenidas de las armas sospechosas que han sido sometidas a peritación. Estos archivos constituye información muerta ya que solamente habilitan un almacenamiento manual, que si bien es cierto nos permiten acceder a las evidencias, no nos ayudan a resolver una gran mayoría de casos, principalmente de delitos o crímenes en serie, bandas organizadas o delincuencia común, por la imposibilidad de alcanzar un análisis que abarque a todas las evidencias comunes entre sí, razón por la cual una gran cantidad de casos quedan total-mente en la impunidad.

La identificación balística de un arma de fuego involucrada en un hecho delictivo investigado, actualmente es manejada mediante un análisis comparativo en un microscopio de comparación balística. Este tipo de identificaciones se encuentran limitadas a las evidencias encontradas en cada hecho aislado, llegando en ocasiones al cotejamiento con otras evidencias balísticas que nos permitan relacionar los casos entre sí, siempre y cuando contemos con la información por parte del investigador cuando exista algún tipo de sospecha.

Un altísimo porcentaje de los delitos y muertes se encuentran relacionados con armas de fuego, por lo que, el no contar con un sistema adecuado, que la tecnología actual ofrece, no permite alcanzar niveles de eficacia aceptables en la investigación, presentación evidencias y resolución de casos, lo que a su vez evita reducir la percepción de inseguridad ciudadana. 


Así nótese en los resultados de las encuestas, sondeos y estadísticas que a continuación se muestran, la incidencia de los hechos violentos con uso de armas de fuego, como resultado de los criterios de personas relacionadas al área pericial, además de las estadísticas concretas que sobre la materia se exponen.

IV CONCLUSIONES 

La balística identificativa se encuentra posicionada como complemento de la Balística Forense y comprende el estudio de las relaciones de identidad exis-tentes entre las lesiones producidas en el proyectil y/o la vaina, por el arma utilizada y los elementos o partes de dicha arma que producen las citadas lesiones, se la toma como una cuarta área del estudio balístico forense (Balística Interior, Exterior y de Efectos), ya que en definitiva resuelve la gran mayoría de objetos de pericia más comunes solicitados por la justicia.

La Balística Identificativa ha tenido un desarrollo incipiente hasta inicios del siglo XX, y un desarrollo muy amplio, luego de esta primera etapa, por la apari-ción de las técnicas fotográficas de comparación y posteriormente el desarrollo de los instrumentos ópticos y lumínicos como el Microscopio de Comparación Balístico en el primer cuarto del mismo siglo, que desembocó además en una globalizada difusión como sistema forense judicial a nivel mundial, llevando a la Balística a formar parte de las principales técnicas de apoyatura de la Ciencia Criminalística. La Identificación Balística en el siglo XXI ha dado otro nuevo salto revolucionario al incorporar el análisis topográfico en 3D de los elementos identificativos (proyectil y vaina servida), y la Integración de una base de datos a nivel mundial a través del IBIS, que como se explicó correlaciona estas evidencias entre si, con el uso de un archivo general Integrado, lo que permite principalmente poder detectar y rastrear los movimientos de criminales que atraviesan límites jurisdiccionales para cometer sus crímenes.

Estadísticamente, saltan a la vista los índices de participación de armas de fuego en los delitos en general, y de las evidencias halladas en la escena del crimen, que si no se cuenta con un sistema adecuado van a parar a archivos no condicionados, de los cuales, algunas veces, nunca vuelven a salir, pues no siempre se decomisan armas sospechosas para compararlas o no se pueden relacionar con otros casos de similar ocurrencia, por no contar con las herramienta de correlación adecuadas. Además de las encuestas y sondeos en Internet se puede ver que se justifica el tratamiento de casos con diversos sistemas de Identificación y archivo Informático, y que mejora mucho el tratamiento de casos criminales, por lo que se verifica en comparación con los países que no los han adquirido un vacío pericial que socava y retrasa el adecuado tratamiento de las evidencias balísticas, potencialmente más aprovechables.

Los Sistemas Modernos de Identificación Balística que se desarrollaron a la par de la aparición y popularización de la Informática, permiten evidentemente optimizar los análisis balísticos forenses, alcanzando niveles muy aceptables de eficiencia en la resolución de delitos investigados, mejorando los niveles de seguridad ciudadana. Además aportan a la justicia pruebas técnico - científicas irrefutables para el esclarecimiento de un hecho delictivo y permiten contar con un sistema integrado que permite relacionar los casos entre sí, para resolver de una manera oportuna los análisis periciales balísticos.

En este contexto, un laboratorio de balística debe contar con mecanismos identificativos, como es el caso del microscopio de comparación balístico (como mínimo), y se hace necesario un Sistema de Identificación Balística Integrado que tenga la capacidad de almacenar grandes cantidades de imágenes de proyectiles y vainas. Esto permitirá la comparación rutinaria entre estos nuevos elementos que se ingresen y aquellos que hayan sido introducidos anteriormente al sistema, de este modo se obtiene la facilidad de vincular casos que de otra manera no se podría hacer.

De lo expuesto se deduce que un Laboratorio que aplica las técnicas de la Balística Forense tiene por fin esclarecer las circunstancias en las cuales se produjo el fenómeno delictivo, permitir reconstruir la dinámica en la escena del delito y responder a las preguntas ¿quién?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde?, en cuanto se refiere a la participación de las armas de fuego y su munición, pero para esto requiere tener todos los medios que permitan aprovechar adecuada-mente la evidencia, lo que actualmente la tecnología ofrece y la experiencia avala.

La importancia del conocimiento de estos temas a nivel Forense y para el Investigador del Delito, radica en que un profesional en el tema debe saber que la Tecnología Informática se desarrolla muy dinámicamente y que este horizonte también beneficia a las Ciencias Forenses, además que nosotros debemos propender a dominar estos temas y las bases científicas que integran estas nuevas tecnologías, ya que en un futuro no muy lejano van a formar parte del conjunto de recursos al que tendremos acceso.

Bibliografía:
- ALBARRACIN, Roberto, “MANUAL DE CRIMINALÍSTICA”, Editorial Policial Buenos Aires, Argentina, 1971.
- ALBINO, Oscar, “NOCIONES DE BALISTICA PARA ARMAS MENORES”, Edición del Autor, Buenos Aires, Argentina (2004).
- BACHRACH, B. “DEVELOPMENT OF A 3D-BASED AUTOMATED FIRE-ARMS EVIDENCE COMPARISON SYSTEM”. Journal of Forensic Science, 47(6), 1–12. (2002).
- Dirección Nacional de Política criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, de la República Argentina, “INFORME PRELIMINAR SOBRE DATOS OFICIALES EXISTENTES EN MATERIA DE ARMAS DE FUEGO” (2004).
- DE KINDER J., P. PREVOT, M. PIRLOT, B. Nys "SURFACE TOPOLOGY OF BULLET STRIATIONS: AN INNOVATIVE TECHNIQUE", Association of Firearm and Tool Mark Examiners (AFTE) JOURNAL Vol. 30 No 2 Spring 1998.
- Educational Fund to Stop Gun Violence, “CRACKING THE CASE, The Cri-me-Solving Promise of Ballistic Identification A Report in the Closing Illegal Gun Markets”, USA (2003).
- Escuela de Perfeccionamiento de la Policía Española, apuntes entregados en el Curso “BALISTICA OPERATIVA”, realizado en el año 1999 por el Au-tor.
- FLACSO Ecuador, “CIUDAD SEGURA” Revista de Comunicación, Febrero del 2006.
- GUZMAN, Carlos, “MANUAL DE CRIMINALISTICA”, Editorial La Rocca, Buenos Aires, Argentina (2006).
- MILLAR, Alejandro; WESCHBERG, Ricardo; Apuntes de Balística I y II de la Licenciatura en Criminalística del Instituto Universitario de la PFA, cátedras de los Profesores, (años 2003-2004).
- SILVEYRA, Jorge O, “Investigación Científica del Delito”, Buenos Aires, Argentina, 2004.
- WESCHBERG, Ricardo; GONZALES, Apuntes de Balística del Postgrado en Investigación Científica Del Delito del Instituto Universitario de la PFA, cátedras de los Profesores, (años 2003-2004).
- ZARATE Barreiros, Milton Gustavo, “Manual de Procedimientos en el Lugar de los Hechos”, Quito, Ecuador, 1996.
- ZARATE Barreiros, Milton Gustavo, “Diccionario Básico Criminalístico”. Qui-to, Ecuador, 2002.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada