martes, 18 de septiembre de 2012

PERITAJE PSICOLÓGICO



Por: Gessenia Gómez – Asistente Legal
A lo largo del tiempo se ha analizado qué papel cumple la psicología en diversos espacios, uno de ellos y de fundamental importancia es el espacio jurídico donde la psicología y el derecho juegan un rol importante debido a que ambas ciencias estudian a la conducta humana. De esta manera, surge la especialización de la psicología en psicología jurídica la cual pretende participar en el ámbito legal y lo puede hacer en varios momentos:
1. Como psicología en el derecho donde se estudian procesos psicológicos de sujetos involucrados con la ley;
2. Como psicología del derecho donde puede efectuar críticas y planteamientos epistemológicos al derecho y;
3. Como psicología para el derecho donde actúa como auxiliar del derecho aportando datos y juicio de expertos respecto al comportamiento en el escenario legal. (Muñoz, 1988).

En ese sentido y considerando las diversas manifestaciones en que la psicología hace presencia en el área jurídica se debe hablar de una de las funciones que aporta gran información a preguntas planteadas por el derecho como lo es el peritaje psicológico, en donde este da respuesta y permite comprender o aportar información para tomar decisiones fundamentales para las partes implicadas. El peritaje puede ser definido como un concepto emitido por un auxiliar de la justicia en este caso un psicólogo (a) donde se trata sobre un tema específico que a través de diligencias, estudios o investigaciones da respuesta a preguntas planteadas por la ley para en definitiva lograr que se tome una decisión por parte de la persona encargada de dicha función. Es indispensable tener en cuenta que el peritaje psicológico es un medio de prueba a diferencia de una valoración o asesoría psicológica ya que esta última no es tomada como prueba para el momento de la decisión, más bien como una opinión y además no es solicitada por funcionarios de la ley sino por cualquier persona particular. Dentro de un peritaje psicológico se pueden plantear preguntas en razón a la validez o veracidad de un testimonio, conceptos sobre imputabilidad, aptitud o capacidad para obtener custodias, estado mental al momento de la comisión de un delito, entre otros.

El dictamen pericial va a variar dependiendo de la instancia legal que lo solicite.  El peritaje psicológico siempre debe dar respuesta a la pregunta planteada,  el dictamen emitido por el perito, en este caso el de un psicólogo, no debe ser considerado como la verdad absoluta ni mucho menos lo que fundamente una decisión judicial, simplemente se considerará como medio de prueba dentro de un proceso y ya con base a esto, la instancia legal que debe tomar la decisión dentro un proceso emitirá un juicio final que será el definitivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada