sábado, 16 de junio de 2012

TERAPIA SEXUAL Y DE PAREJA



Problemas en la Relación de Pareja
Todas las relaciones de pareja viven conflictos y dificultades, atravesando diferentes momentos a lo largo de su desarrollo. Es inevitable que surjan diferencias, tensiones y problemas en todas las relaciones, incluso en las parejas mejor compenetradas.
Diferentes elementos pueden facilitar las tensiones: problemas de comunicación, cambios vitales y en el entorno, discrepancias en las preferencias, nuestros propios problemas y tensiones personales, convivencia diaria y rutina, etc. A la hora de enfrentarse a los conflictos, cada relación cuenta con más o menos herramientas y habilidades para hacerles frente y poder superarlos. En una relación de pareja cada miembro aporta sus creencias sobre la pareja, expectativas y deseos, y formas de enfrentarse a los problemas. De la interacción de ambos surge el manejo común de los problemas.
Algunas de las creencias sobre la pareja aún fuertemente arraigadas en nuestra sociedad son: el “amor lo puede todo” o la idea de que “el amor es un sentimiento espontáneo, fortuito y especial que surge en un momento dado y que se mantiene por sí mismo”.
Sin embargo, las relaciones de pareja no se sustentan únicamente con el “amor”. Lo que nos motiva a estar con la otra persona es la satisfacción que nos aporta la relación, lo que hace y lo que dice la otra persona, y viceversa.
Se trata de una relación de reciprocidad que aporta satisfacción a ambas personas. Así, para mantener una relación satisfactoria para ambos, es necesario aportar a la relación, invertir en ella y alimentar el “amor”.
Estas interacciones y los "ingredientes" para mantener una relación satisfactoria se enseñan, se practican y se aprenden. El objetivo de la terapia de pareja es identificar las dificultades, y ayudar a fortalecer las fuentes de satisfacción de la relación, así como aprender las herramientas necesarias para superar conflictos y tensiones. Entre los elementos centrales de intervención están la mejora de la comunicación, manejo de conflictos y solución de problemas.
La metodología es similar a la terapia individual, con la diferencia de que, enterapia de pareja son los dos miembros los que acuden a las sesiones, complementándose con sesiones individuales con cada miembro.
Procesos de Separación
No en todos los casos la continuación de la relación es lo mejor para ambos miembros. En muchos casos, los conflictos y las diferencias en una relación se hacen insalvables, tomando la decisión de romper la relación.
El proceso de separación es un periodo difícil para ambos miembros, en el que es común que surjan desacuerdos y conflictos. El objetivo de la terapia en este proceso es facilitar y ayudar a la resolución de conflictos, evitando el enfrentamiento, considerando diferentes alternativas y soluciones que ayuden en la toma de decisiones y considerar las necesidades de cada miembro.
A su vez, minimizar de esta forma el impacto emocional y psicológico que pueden generar los enfrentamientos y desacuerdos.
Problemas Sexuales
Las relaciones sexuales desempeñan un importante papel en la relación de pareja, siendo una fuente de satisfacción de ambos miembros de la pareja el placer sexual compartido. Pero en ocasiones, es origen y fuente de problemas y tensiones que repercute en la relación, o viceversa, problemas en la relación pueden estar influyendo en la relación sexual.
El problema sexual tiene que ver con aquella actividad o conducta sexual que produce malestar, sufrimiento o insatisfacción en una persona. Las causas del malestar pueden ser de origen orgánico-biológico o bien de origen psicológico.
Algunos de los factores de origen psicológico que pueden influir negativamente en las relaciones sexuales son: temores, sentimientos de vergüenza, culpabilidad, creencias erróneas sobre la sexualidad, inadecuada educación sexual, y otros problemas psicológicos (depresión, ansiedad, consumo de sustancias, fármacos, alcohol, etc.), entre otros.
Entre los problemas sexuales más comunes se encuentran:
Problemas que tienen que ver con el deseo: bajo deseo sexual o inhibido, aversión hacia las relaciones sexuales, deseo exacerbado.
Problemas de excitación: dificultades para lograr o mantener la excitación, impotencia (dificultad para lograr o mantener una erección).
Problemas del orgasmo: ausencia de orgasmo, orgasmo precoz(eyaculación precoz), orgasmo retardado, orgasmo solo a través de masturbación (pero no en el coito), etc.
Insatisfacción sexual: problemas de frecuencia (alta o baja en relación con la pareja), problemas con la variedad de actividades sexuales, etc.
Dolor durante la actividad sexual: durante la excitación, la penetración, durante los movimientos del coito.
Problemas por dificultades en la relación de pareja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada