sábado, 14 de julio de 2012

Las relaciones desarrollo-aprendizaje: la perspectiva vigotskyana


Riviere presenta a través de dos concepciones radicalizadas los planteos sustantivos acerca de las relaciones desarrollo-aprendizaje:

1. La posición centrada en el objetivismo reduccionista: esta concepción al reducir las funciones superiores al esquema reactivo de los reflejos llevaba implícita la idea de que el desarrollo consiste esencialmente en la formación de conexiones reflejas o asociativas.
La tendencia objetivista establece una diferenciación cuantitativa entre las funciones mas elementales del psiquismo compartidas con los animales.
El desarrollo queda limitado a una acumulación de respuestas posibles y construcción de hábitos y asociaciones.
La premisa que lo caracteriza es: el desarrollo es aprendizaje.

2. La psicología descriptiva con matices idealista: Esta concepción implicaría una distancia entre las funciones superiores y los procesos reactivos del organismo. Esta perspectiva no da lugar a la incorporación del medio al desarrollo, es una concepción solipsista y endogenista.
El desarrollo es entendido como un proceso interno, de despliegue de posibilidades endógenas del sujeto, mientras que el aprendizaje es considerado externo y no es condición fundamental del desarrollo.

Desde este planteo surgen dos posiciones muy marcadas: EMPIRISTAS y RACIONALISTAS.
Ponen de manifiesto algo en común: la concepción del desarrollo como elaboración y sustitución de respuestas o como ideas innatas, tanto se llamen reflejos incondicionados o nociones de la mente.
Según Vigotsky hay una diferencia importante entre estas dos concepciones: los primeros (empiristas) señalan que desarrollo y aprendizaje son simultáneos; mientras que los otros referentes (racionalistas) afirman que los ciclos evolutivos del desarrollo preceden al aprendizaje.
Las concepciones objetivistas como las tributarias de la psicología descriptiva entienden los procesos desarrollo-aprendizaje como cambios cuantitativos.

Vigotsky entiende el desarrollo como proceso dialéctico complejo, caracterizado por:
La periodicidad
La irregularidad en el desarrollo de las distintas funciones
La transformación cualitativa de una forma a otra
La interrelación de factores internos y externos
El proceso adaptativo que permiten superar los obstáculos con los que se encuentra el niño.

La posición de Vigostzky implicaría que aprendizaje y desarrollo no son idénticos, el aprendizaje puede convertirse en desarrollo. Desde esta perspectiva el aprendizaje sería una condición necesaria para el desarrollo cualitativo.
El aprendizaje humano desde esta perspectiva presupone una naturaleza social específica y un proceso mediante el cual los niños acceden a la vida intelectual de aquellos que los rodean. La maduración por sí sola no sería capaz de producir las funciones psicológicas que implican el empleo de signos y símbolos que son originariamente instrumentos de interacción cuya apropiación exige la presencia de otros.
El nivel evolutivo del niño no está dado solo por lo que éste es capaz de hacer por sí mismo sino por lo que es capaz de hacer con la ayuda de los otros. La humanización se realiza en contextos interactivos, en donde las personas que los rodean son compañeros activos que guían, planifican, regulan las conductas del niño: son agentes del desarrollo.
El conjunto de actividades que el niño es capaz de realizar con la ayuda de los otros, Vigostzky lo llama nivel de desarrollo potencial, diferenciándolo del nivel de desarrollo actual, que se define operacionalmente por el conjunto de actividades que el niño es capaz de realizar por sí mismo, sin la ayuda de otras personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada