domingo, 11 de septiembre de 2011

ANTECEDENTES MUNDIALES Y LATINOAMERICANOS PARA LA INTEGRACIÓN


Con la realización del Primer Congreso del World Council for Psychotherapy en Viena, en el año de 1996, se constituye el Board del Consejo y se designa como delegada por Latinoamérica a la terapeuta argentina Alejandra Pérez, quien se contacta insistentemente y con denodado interés con psicoterapeutas de diferentes países latinoamericanos hasta lograr la realización del Primer Congreso Latinoamericano de Psicoterapia en la ciudad de Buenos Aires (1999)  y dar los pasos iniciales para la conformación de la Federación Latinoamericana de Psicoterapia. Posteriormente, el World Council for Psychotherapy, organiza los II y III congresos mundiales en Viena,  el IV en Buenos Aires y el VI en Pekín.  En este tramo de la historia, la influencia que tiene Alfred Pritz, como Presidente del WCP, para estimular el desarrollo de la Psicoterapia y la consolidación gremial en el mundo es incomparable, él es un referente fundamental en los cinco continentes por los logros mundiales que ha conseguido en estos apenas 12 años.
Durante el Primer Congreso Latinoamericano de Psicoterapia, siete países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Uruguay y Venezuela), representados por Eduardo Nicenboim, José Abreu, Verónica Bagladi, Lucio Balarezo, Arturo Heman, María Esther Lagos y Guillermo Garrido, respectivamente, firman un acta de compromiso para formalizar la creación de la Federación Latinoamericana de Psicoterapia, FLP y para estructurar asociaciones nacionales en cada uno de los países asistentes. En el Acta de Acuerdo para la creación de la Federación Latinoamericana de Psicoterapia se precisaron como objeto y propósito de la misma:
“Procurar y facilitar las condiciones que permitan un mejor desarrollo de los psicoterapeutas de las diferentes orientaciones teóricas de base científica, así como promover el desarrollo de la psicoterapia como tratamiento, ciencia y profesión; en el ámbito académico y comunidad en general, fomentando la relación entre las asociaciones de cada uno de los países de Latinoamérica representados para un mejor intercambio de información científica y de investigación”
El año 2000, en Santiago de Chile, se efectúa el Segundo Congreso Latinoamericano de Psicoterapia, concretándose la creación de la FLP. Se nombra como su primer Presidente a Lucio Balarezo, de Ecuador, comprometiéndose al mismo tiempo para realizar en la ciudad de Quito, en el año 2001, el Tercer Congreso Latinoamericano de Psicoterapia, evento que permitió ampliar el número de países integrantes de la FLP y estimular un creciente número de participantes al evento. A los siete países citados arriba se han sumado actualmente Panamá, Perú y Bolivia.

La Federación Latinoamericana de Psicoterapia posteriormente ha realizado el IV Congreso en la ciudad de Caracas, el V en Porto Alegre, VI en Panamá, VII en Montevideo y este año el VIII en Sao Paulo, afianzando la integración entre corrientes y países como estuvo previsto en los objetivos del organismo.

PERSPECTIVAS DE LA INTEGRACIÓN EN LATINOAMÉRICA

A través de estos últimos años se han podido visualizar en Latinoamérica algunos aspectos valiosos en su desenvolvimiento.
Ellos son:
• La proximidad creciente en lo académico, gremial e institucional de las corrientes tradicionalmente antagónicas; hecho evidenciado en la realización de los eventos latinoamericanos en diferentes países.
• La tendencia a la unificación que enmarca al ejercicio psicoterapéutico en función de las demandas sociales y los problemas derivados de la actual psicopatología social.
• Son observables también ampliaciones y modificaciones teóricas y prácticas en los modelos psicoterapéuticos tradicionales que determinan, por ejemplo, intervenciones grupales en el conductismo y el psicoanálisis o intervenciones individuales en los modelos sistémicos.
• Un aspecto importante es el notable desarrollo que van consiguiendo los modelos integrativos en Latinoamérica.
• Todos estos elementos establecen un mayor beneficio para los pacientes en los diferentes campos de aplicación de la psicoterapia.
• La integración en Latinoamérica está estableciendo puentes entre los países para promover la investigación sobre características comunes de los sistemas psicoterapéuticos.
• Finalmente todos estos aspectos se traducen en beneficio y ganancia social en el campo de la salud mental.

MODELOS INTEGRATIVOS LATINOAMERICANOS

La integración latinoamericana en el campo psicoterapéutico también fue la oportunidad para lograr la interrelación entre los modelos integrativos argentino, chileno, uruguayo y ecuatoriano, facilitando un trabajo conjunto entre estos países. El contacto inicial con Héctor Fernández, creador del Modelo Integrativo de la Fundación AIGLE, de Argentina; y Roberto Opazo, gestor del Modelo Integrativo Supraparadigmático, de Chile, posibilita el impulso de los modelos integrativos en Latinoamérica, sobre todo en Ecuador  y Uruguay, de modo que en los momentos actuales se encuentran vigentes las siguientes propuestas integrativas:
* Modelo de la Fundación AIGLE (Argentina)
* Modelo Supraparadigmático (Chile)
* Psicoterapia Integrativa Psiconeuroinmunoedocrina, PNIE (Uruguay)
* Modelo Focalizado en la Personalidad (Ecuador)

ACERCAMIENTOS ENTRE LOS MODELOS INTEGRATIVOS

La lectura y el conocimiento de las bases epistemológicas, teóricas y metodológicas de los modelos integrativos de los cuatro países nos permite enjuiciar algunos temas de coincidencia entre los mismos  que los titulamos como acercamientos.

Estos son a manera de síntesis:
Concepto de lo integrativo
Los tres modelos otorgan al concepto de lo integrativo una categoría superior al simple eclecticismo.
Epistemológicos y Metodológicos
• Base epistemológica de los modelos en el constructivismo moderado o relativo.
• La integración en todos los casos abarca desde lo teórico hacia lo práctico y lo investigativo.
• En los modelos prevalece una tendencia a la flexibilidad técnica.
• Se otorga importancia de los factores inespecíficos o fenómenos de relación ocurrentes durante el proceso.
• Como forma de optimizar el ejercicio psicoterapéutico, de controlar las acciones e investigar el proceso y sus resultados se establecen planes de intervención monitorizados.
• Se discute con el paciente el alcance de los objetivos terapéuticos, los cuales se establecen en diferente nivel.
• Se otorga un valor relativo de los clasificadores internacionales de los trastornos psicopatológicos.
• Se coincide en las áreas relacionadas con la formación de psicoterapeutas integrativos, que en resumen consideran, la formación teórica, práctica supervisada y autoconocimiento de los futuros psicoterapeutas.
• Se precisan con alta confluencia las características cognitivas y no-cognitivas que debe poseer el psicoterapeuta integrativo.

CONTRASTES ENRIQUECEDORES

No juzgamos imprescindible la conformación de un solo modelo integrativo que adquiera la categoría de corriente y  pensamos que se requieren discusiones sobre tres de algunos de los siguientes aspectos fundamentales del ejercicio psicoterapéutico:
• Estructura teórica de los modelos
• Valor e importancia de los instrumentos de recolección de información y diagnóstico
• Conceptuación diferencial entre psicoterapia y asesoramiento/consejería
• Superación de la integración asimilativa (Messer, 1980), hecho que podría traducirse en un ocultamiento conciente o inconsciente de un ejercicio ecléctico simple o una negación de la defensa y supervivencia de la corriente inicial en la que se formó el psicoterapeuta.
• Por la amplitud del conocimiento psicológico y psicoterapéutico actual se visualizan dos interrogantes: ¿Un psicoterapeuta integrativo requiere conocer a profundidad todos los demás modelos?, o si ¿Se señalan algunos temas prioritarios desde las corrientes?,  ¿En base a qué se escogen algunos aspectos teóricos y se desechan otros?
Quedan pues estos temas y supongo otros para seguirse discutiendo en el marco de eventos académicos.

LOGROS INMEDIATOS DE LOS MODELOS INTEGRATIVOS EN AMÉRICA LATINA

Los proyectos básicos que se han cristalizado en estos dos últimos años son:
• La conformación de la Asociación Latinoamericana de Psicoterapias Integrativas, ALAPsI., cuya Acta Constitutiva se firmó en Quito en el año 2006.
• La realización del Primer Encuentro Latinoamericano de Psicoterapias Integrativas, en la ciudad de Quito - Ecuador.
• La realización del Segundo Encuentro Latinoamericano de Psicoterapias Integrativas, en Montevideo – Uruguay.
• La acreditación de Psicoterapeutas Integrativos Latinoamericanos con el aval de la Asociación Latinoamericana de Psicoterapias Integrativas, ALAPsI.
• La ejecución  en algunos países de Maestrías en Psicoterapia Integrativa con el apoyo de docentes miembros de ALAPSI

 2/3/2009 - Por:   Lucio Balarezo Chiriboga
Doctor en Psicología Clínica. Master en Desarrollo del Talento Humano. Director - Centro Ecuatoriano de Asesoramiento y Psicoterapia Integrativa – CEAPsI. Investigador II – Proyecto : El comportamiento sexual de los jóvenes de la ciudad de Quito. Presidente- Sociedad Ecuatoriana de Psicoterapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada