lunes, 11 de marzo de 2013

EL CICLO VITAL CRISIS EVOLUTIVA


Cuando hablamos de ciclo vital nos referimos a las etapas que las personas atraviesan en general a lo largo de su vida, desde el nacimiento hasta la muerte.
Pasar de una etapa a otra implica necesariamente un cambio, y todo cambio implica en sí mismo una crisis, no solo en la persona que la esta atravesando sino también en el grupo familiar. Estas etapas son conocidas y bien definidas ya que están previstas por la vida, forman parte del desarrollo evolutivo. En cada una de estas etapas las personas tienen que realizar unas determinadas tareas, y el hecho de que aparezcan nuevos cometidos, supone un reajuste que a veces puede conllevar un desequilibrio. Si este reajuste no se hace de forma adecuada, la fase no se habrá resuelto bien y completamente, lo que supone que cuando haya otra etapa, los reajustes no se puedan realizar de forma correcta ya que los anteriores no estaban completados.
Es importante estudiarlas y tenerlas en cuenta a la hora de intervenir con las familias, ya que nos permite predecir algunos problemas frecuentes que suelen aparecer frente a dichos cambios y que son habituales que se presenten.
El ciclo vital familiar está inmerso en la cultura a la que pertenece la familia y las diferencias van a estar condicionadas por el nivel social, cultural, los mitos y creencias de cada familia y esto debe de tenerse en cuenta a la hora de actuar con la familia.

Dentro de ciclo vital podemos reconocer las siguientes etapas: la constitución de la pareja, nacimiento y crianza de los hijos, hijos en edad escolar, adolescencia, salida de los hijos del hogar y casamiento, etapa madura y ancianidad.
A continuación, vamos a pasar a definir las características de cada una de las etapas y los problemas que suelen aparecer en las mismas.
- Constitución de la pareja.
Con la formación de la pareja queda constituido un nuevo sistema, que será el inicio de una nueva familia con características propias. A su vez cada miembro traerá creencias, actitudes y expectativas que habrán heredado de sus propias familias. Una de las tareas que deben acometer es la de examinar cada una de estas creencias y negociarlas para establecer su nueva identidad como familia.
- Nacimiento y crianza.
El nacimiento de un hijo crea muchos cambios en la relación de pareja y en toda la familia. La incorporación de un hijo a la familia puede provocar mucha tensión en la pareja y supone también un vuelco hacia la familia extensa. Esto a veces puede ser recibido de forma positiva y otras aumenta la tensión y los conflictos. Los problemas frecuentes que suelen aparecer en esta etapa son: persistencia de la simbiosis madre e hijo a lo largo del tiempo, intolerancia por parte del padre de ocupar un lugar secundario en esta triada durante los primeros meses y una excesiva participación por parte de la familia extensa en el cuidado del bebé, con la consecuente dificultad de los padres para adaptarse al siguiente escenario. Entre las tareas que deben realizar es la de seguir manteniendo su relación de pareja a la par que dedicarse a la crianza del hijo/a.
- Hijos en edad escolar.
Supone el primer desprendimiento del hijo del seno familiar. La red social del niño se amplia y entra en contacto con otros adultos significativos ( Maestro/a). Estas nuevas experiencias pueden ser transmitidas al niño/a como algo bueno, donde el crecimiento tiene una connotación positiva, o pueden ser vividas de forma negativa, con muestras de ansiedad por parte de los padres ante la separación,  lo cual hará que el menor se encuentre en una situación muy conflictiva que dificulte su adaptación. Las tareas a realizar están encaminadas a facilitar la adaptación del menor al colegio y seguir realizando las funciones educativas con sus hijos/as y no delegarlas a la escuela.
- Adolescencia.
Etapa de grandes crisis para la mayoría de los individuos y las familias. Se producen grandes cambios en todos los integrantes del núcleo familiar y en las relaciones de estos con el exterior.
El adolescente se enfrenta a un periodo de transición entre la niñez y la edad adulta, con muchas turbulencias a nivel emocional. Tienen que definir su identidad y conseguir autonomía, aunque siguen necesitando el apoyo y supervisión de los padres para realizar con éxito este camino.
En esta etapa suelen aparecer problemas relacionados con la dificultad de los padres para establecer límites adecuados a sus hijos/as y dificultad para permitir el desprendimiento del adolescente del seno familiar.
- Salida de los hijos del hogar.
Marcada por la capacidad de la familia para desprenderse de los hijos e incorporar nuevos individuos como el cónyuge o la familia política. Los padres deben de saber reconocer y aceptar a la nueva familia de su hijo como diferente y con características propias.
Hay familias que atraviesan esta etapa con mucha dificultad. Las parejas que se han centrado en la crianza de sus hijos dejando a un lado la relación de pareja, suelen vivir esta etapa con sentimientos de perdida por la marcha de los hijos y suelen aparecer problemas para reencontrarse y estar solos. La tarea que deben realizar los padres en esta etapa es favorecer la marcha de los hijos y vivirla como un momento de aproximación de la pareja, dónde es posible realizar cosas que se postergaron durante la crianza de los hijos.
- Edad madura.
La pareja se enfrenta a nuevos desafíos. Por un lado se produce el cese de la vida laboral, y esto puede ser recibido por algunos como el momento para realizar todas aquellas actividades que no han podido llevar a cabo hasta el momento, y para disfrutar del nuevo rol de abuelo/a. Para otros puede suponer una etapa improductiva, apareciendo grandes dificultades para ocupar el tiempo que antes dedicaban al trabajo.
- Senectud.
Se producen cambios a nivel físico y/o emocional, que implican un deterioro de las capacidades de la persona. En esta etapa pueden aparecer problemas relativos a quien proporciona cuidados a los padres. El que aparezcan o no conflictos entre los hijos/as, dependerá de como se establecieron las relaciones a lo largo de la historia familiar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada