domingo, 3 de octubre de 2010

PATOLOGIAS DEL PENSAMIENTO

Definición de pensamiento

Existe tal cantidad de aspectos relacionados con el pensamiento, que dar una definición resulta difícil. De las muchas definiciones que podrían darse, algunas de ellas lo consideran como una actividad mental no rutinaria que requiere esfuerzo, o como lo que ocurre en la experiencia cuando un organismo se enfrenta a un problema, lo conoce y lo resuelve. Podríamos también definirlo como la capacidad de anticipar las consecuencias de la conducta sin realizarla.
El pensamiento implica una actividad global del sistema cognitivo con intervención de los mecanismos de memoria, atención, procesos de comprensión, aprendizaje, etc. Es una experiencia interna e intrasubjetiva. El pensamiento tiene una serie de características particulares, que lo diferencian de otros procesos, como por ejemplo, que no necesita de la presencia de las cosas para que éstas existan, pero la más importante es su función de resolver problemas y razonar

Funcionamiento de la mente humana

El concepto de mente ha ido cambiando considerablemente a lo largo de la historia. El médico francés La Mettrie fue el primero que concibió la mente como algo completamente material, el cerebro, provisto de una serie de células (neuronas), que interconexionadas entre sí hacían funcionar a esa masa física que es el cerebro. Esta idea dio lugar a principios del siglo XX, a los modelos de procesamiento de la información, que pretendían establecer paralelismos entre el cerebro y la informática.
Hasta aproximadamente 1960, muchos psicólogos sobre todo de EEUU, consideraban el funcionamiento de la mente humana como el de una máquina.
Todas estas teorías obviamente presentan serias limitaciones y es por ello por lo que se incluyó otro constructo, la consciencia, para poder comprender cómo y por qué actuamos. Aunque el término conciencia es en cierto modo confuso, existen algunos estudios científicos, concretamente sobre el sueño, en los que se intentaba revelar los distintos estados de consciencia e inconsciencia existentes y que tienen que ver con la mayor o menor actividad cerebral. Colocando unos electrodos que nos permiten detectar la actividad cerebral, en ciertas zonas del cerebro, podemos detectar las diferencias de potencial en función del grado de activación o de consciencia. Cuando el sujeto está totalmente despierto, el cerebro emite unas ondas determinadas y cuando éste entra en el sueño profundo, momento en el que no se sueña y cuando cuerpo y mente están más relajados, las ondas se hacen más grandes y lentas.
Actualmente no hay duda respecto a que todos los procesos mentales (pensamiento, ideas imaginación, recuerdos, memoria, ilusiones o emociones en general), son procesos cerebrales, es decir, son un producto del funcionamiento cerebral. Es cierto sin embargo, que los mecanismos cerebrales que generan estas actividades mentales, todavía están muy lejos de ser comprendidos por completo.

Tipos de pensamiento

La psicología cognitiva ha basado fundamentalmente sus investigaciones en tres aspectos:
- el razonamiento deductivo,
- el razonamiento inductivo y
- la solución de problemas.


El razonamiento deductivo
El pensamiento deductivo parte de categorías generales para hacer afirmaciones sobre casos particulares. Va de lo general a lo particular. Es una forma de razonamiento donde se infiere una conclusión a partir de una o varias premisas. El filósofo griego Aristóteles, con el fin de reflejar el pensamiento racional, fue el primero en establecer los principios formales del razonamiento deductivo. Por ejemplo, si se afirma que todos los seres humanos cuentan con una cabeza y dos brazos y que Pepe es un ser humano, debemos concluir que Pepe debe tener una cabeza y dos brazos. Es éste un ejemplo de silogismo, un juicio en el que se exponen dos premisas de las que debe deducirse una conclusión lógica. Pero no todos los ejemplos son tan claros. La lógica convencional, parte de que hay dos valores únicos de verdad en los enunciados lógicos: "verdadero" o "falso", sin embargo algunos lingüistas admiten un tercer valor: "ni verdadero ni falso". Lo que ocurre es que en todo enunciado lógico hay unas presuposiciones, o lo que es lo mismo, se parte de unas suposiciones a priori. Por ejemplo, analicemos las siguientes frases:
a-El actual rey de Francia es calvo.
b-El actual rey de Francia no es calvo.
¿Cuál es verdadera y cuál es falsa?. Estamos presuponiendo ya desde el principio que hay un rey en Francia. Bajo este presupuesto podríamos pensar: si una es verdadera la otra es falsa y viceversa. Sin embargo, ambas frases ni son verdaderas ni falsas, si tenemos en cuenta que no hay tal rey en Francia.
Otro ejemplo podría ser:
a-Luis ha dejado de fumar.
b-Luis no ha dejado de fumar.
En este caso presuponemos que Luis ha fumado alguna vez y bajo este presupuesto podemos cometer el error de considerar una de las dos frases como verdadera.
Otro tipo de error, se ve reflejado por ejemplo, cuando decimos "Luis mide 1,70 metros y es alto". La frase igualmente puede ser verdadera que falsa, dependiendo del contexto. Si a Luis se le compara con un grupo de enanos es verdadera, si se le compara con un grupo de deportistas de baloncesto, es falsa.
Para finalizar, vamos a utilizar como ejemplo la famosa frase del poeta griego del siglo VI a. de C., Epiménides: "Todos los cretenses son mentirosos", siendo él mismo cretense. Fácilmente puede verse que la frase da lugar a una contradicción lógica. La frase no puede ser verdadera porque entonces Epimérides sería mentiroso y por tanto lo que él nos dice sería falso. Por otro lado, la frase tampoco puede ser falsa porque se deduciría entonces que los cretenses son veraces y por tanto Epimérides diría la verdad, y él es cretense. Por tanto este enunciado no puede ser ni verdadero ni falso.
De todo esto concluimos que la lógica, llena de razonamientos aparentemente impecables, tiene algo de arbitrario y que es un formalismo que no necesariamente refleja las leyes del pensamiento, conduciéndonos muchas veces a obvias contradicciones.

El pensamiento inductivo

Por otro lado, el pensamiento inductivo es aquel proceso en el que se razona partiendo de lo particular para llegar a lo general, justo lo contrario que con la deducción. La base de la inducción es la suposición de que si algo es cierto en algunas ocasiones, también lo será en situaciones similares aunque no se hayan observado. Una de las formas más simples de inducción, ocurre cuando con la ayuda de una serie de encuestas, de las que se obtienen las respuestas dadas por una muestra, es decir, por una pequeña parte de la población total, nos permitimos extraer conclusiones acerca de toda una población.
Con bastante frecuencia realizamos en nuestra vida diaria dos tipos de operaciones inductivas, que se denominan predicción y causalidad.
La predicción consiste en tomar decisiones o planear situaciones, basándonos en acontecimientos futuros predecibles, como por ejemplo ocurre cuando nos planteamos: ¿qué probabilidades de trabajo tengo si hago esta carrera? Con las evidencias de que disponemos inducimos una probabilidad, y tomamos una decisión.
Muchos filósofos han puesto de manifiesto la insuficiencia lógica de la inducción como método de razonamiento.
La causalidad, por otro lado, también nos induce a error en muchas ocasiones. La causalidad es la necesidad que tenemos de atribuir causas a los fenómenos que ocurren a nuestro alrededor. Por ejemplo, la atribución causal que hacemos ante un accidente de coche va a depender de quien la realice, enfatizando así una de las causas y minimizando el resto. Si la atribución la hace un meteorólogo es posible que considere que la causa del accidente fue la niebla, si la hace un psicólogo, posiblemente lo atribuya al estrés, si la hace un mecánico sería el mal estado del coche, etc. Lo cierto es que ese día, probablemente hubiera algo de niebla, el conductor estuviera algo estresado y las ruedas del coche seguramente no estarían en perfecto estado. ¿No podría hacerse una atribución multicausal?, Es decir ¿no podría ser que todos los factores, cada uno en cierta medida, hubieran podido influir en que se desencadenase el accidente? Lo cierto es que hay una tendencia en general a darle fuerza a una única causa, minimizando al resto, y eso trae como consecuencia lo que podríamos llamar errores de pensamiento.
Para resumir, podemos concluir diciendo que en el razonamiento deductivo, se parte de lo general para llegar a lo particular, que la conclusión está siempre contenida en las premisas de las que se parte y que además las conclusiones obtenidas corresponden con la lógica, sin embargo, en el razonamiento inductivo, se parte de lo particular para llegar a lo general, se obtienen conclusiones que sólo resultan probables a partir de las premisas y que además las conclusiones extraídas se fundamentan en la estadística.

La solución de problemas

Otro importante aspecto en el que se han basado las investigaciones de la psicología cognitiva es la solución de problemas. Podríamos decir que un problema es un obstáculo que se interpone de una u otra forma ante nosotros, impidiéndonos ver lo que hay detrás. Lo cierto es que no hay consenso entre los psicólogos sobre lo que es exactamente un problema, y por tanto difícilmente puede haberlo en lo que supone una conducta de solución de problemas.
Algunos autores han intentado precisar estos términos. Gagné, por ejemplo, definió la solución de problemas como "una conducta ejercida en situaciones en las que un sujeto debe conseguir una meta, haciendo uso de un principio o regla conceptual". En términos restringidos, se entiende por solución de problemas, cualquier tarea que exija procesos de razonamiento relativamente complejos y no una mera actividad asociativa.
Se considera que habitualmente cualquier persona pasa por tres fases a la hora de solucionar un problema y se las denomina: preparación, producción y enjuiciamiento.
En la fase de preparación es cuando se hace un análisis e interpretación de los datos que tenemos. Muchas veces si el problema es muy complejo se subdivide en problemas más elementales para facilitar la tarea.
En la fase de producción intervienen distintos aspectos entre los que hay que destacar la memoria, que se utiliza para recuperar todos los recursos que estén a nuestro alcance y que nos sirvan para llegar a una solución eventual.
En la última fase de enjuiciamiento, lo que se hace es evaluar la solución generada anteriormente, contrastándola con nuestra experiencia, para finalmente darla como buena o no.
Comprender el lenguaje de la mente es una labor difícil. Es necesario por un lado, conocer toda la fisiología neuronal, cambios bioquímicos, etc., y por otro, es necesario conocer ciertos aspectos psicológicos, entre los que se encuentran, los pensamientos, sentimientos, experiencias, etc.
Otra dificultad a la hora de comprender el lenguaje de la mente, es la cantidad de especialidades distintas que se ven implicadas en el estudio de la mente, tales como la anatomía, fisiología, genética, psicología, psiquiatría, bioquímica, etc., haciendo cada una de ellas interpretaciones de la mente y el cerebro desde ángulos completamente distintos.
Conseguir la integración de todos estos enfoques contribuiría de manera fundamental para resolver tantos misterios sobre la mente humana, que todavía quedan por resolver
PSICOPATOLOGÍA DEL PENSAMIENTO

Pensamiento: es la función psicológica sublime del ser humano, es la función más compleja y la que nos diferencia del resto de los seres vivos. El pensamiento no surge de forma improvisada, sino que cuando pensamos, nuestros pensamientos los establecemos de forma previa y el pensamiento es el punto final.
Para que se produzca el pensamiento deben darse unas fases, que son:
- Ideación: es el aporte de ideas a nuestra conciencia
- Asociación ideativa: es cuando las ideas se asocian, siguen un orden y una lógica.
- Juicio: actúa como un filtro, selecciona las ideas asociadas y así se emiten juicios
- Razonamiento: actúa como un filtro de los juicios, selecciona determinados juicios para elaborar el pensamiento final del individuo.
El pensamiento va a estar alterado siempre que se alteren las fases previas y no se llegara al pensamiento correctamente, sino al pensamiento alterado.
PSICOPATOLOGIA DE LA IDEACION
Es el mecanismo mediante el cual se aportan ideas al campo de nuestra conciencia, para posteriormente elaborar nuestro pensamiento. Esas ideas aparecerán con un orden. Antes debemos definir:
Idea: significa conocimiento, es el conocimiento que cada uno de nosotros tenemos de los seres, de las cosas y de los hechos que acontecen a nuestro alrededor, y así nos permite comprender esas cosas, seres y hechos.
Capital ideativo: esta representado por el conjunto de ideas y conocimientos que vamos adquiriendo en el transcurso de nuestra existencia. De su cantidad y calidad depende la capacidad intelectual del individuo, a mayor capacidad intelectual, mayor capital ideativo.
Trastornos cuantitativos
- Por exceso: ideación acelerada. Es cuando la ideación esta incrementada, se da en aquellos casos en los que aparece una excitación psíquica, se conoce como taquipsquia.
- Por defecto: ideación retardada. Cuando esta disminuida la ideación, aquellos casos en los que hay disminución de la ideación psíquica, llamado bradipsiquia, es frecuente en oligofrenias, confusión mental y demencias.
Trastornos cualitativos
Tambien se conocen como ideas patológicas y hay cuatro tipos diferentes según su contenido:
1. Ideas delirantes
2. Ideas obsesivas
3. Ideas sobrevaloradas
4. Ideas fijas

Ideas delirantes. Son ideas erróneas, falsas, que están generadas por alguna patología, cuyo error es irreductible a la argumentación lógica, así el paciente no sale de su error y condiciona el comportamiento de este. Estos son los requisitos indispensables que deben cumplirse. Además se puede añadir que el paciente esta tan convencido de la realidad de su pensamiento que intenta inculcarla a los demás.
Clasificación
- Según su origen o génesis:
Primarias: en función de los requisitos anteriores es toda idea errónea, resistente a toda lógica y cuyo error es irreductible, es una idea incomprensible psicológicamente y que no deriva de otros síntomas o características de la vida del paciente.
Secundarias: la idea deriva de sucesos vividos por el sujeto o de otros síntomas psíquicos, por lo que es comprensible psicológicamente.
- Según el significado q tengan:
Verosímiles: son aquellas que encierran un significado evidente, natural o probable y por tanto su tema puede ser posible y comprendido, son aquellas que tienen verosimilitud y puede ser algo cierto.
Inverosímiles: son aquellas ideas que encierran un significado absurdo, imposible de observarse dentro de la realidad y de lo normal.
- Según la carga afectiva o el estado de animo que desencadenan en el paciente:
Placenteras: son aquellas que producen placer, determinan estados de humor agradables.
Hay muchos tipos:
Megalómanas o megalomaniacas: el sujeto se tiene por un individuo poderoso, con mucha grandeza, que es rico.
Místicas: el individuo se cree que es el elegido, enviado por Dios, es el ungido de poderes sobrenaturales que ha sido enviado para una misión celestial, es la encarnación de un santo o de un ser divino.
Eróticas: el enfermo esta convencido de que es amado irresistiblemente por las personas, que generalmente son de la prensa rosa.
Palignosticas: hacen referencia a concepciones sobre una vida eterna o sobre una muerte con reencarnación.
Displacenteras: aquellas que desencadenan en el individuo un humor desagradable, estados de disgustos, incluso a veces producen ira y frustración.
Son las siguientes:
Hipocondríacas: son situaciones en las que el paciente se cree que es portador de muchas enfermedades, y tienen un gran malestar.
Melancólicas: son típicas en casos de depresiones graves, donde la tristeza es muy grande. El paciente se siente arruinado física y psíquicamente, son ideas de impotencia, ruina, autoculpabilidad, indignidad…
Perjuicio: el individuo se cree perjudicado por algo o alguien.
Persecución: el individuo se cree perseguido por la autoridad, por instituciones, por personas, familiares…
Reivindicativas: están relaciones con las de perjuicio, el individuo se cree injustamente perjudicado y se afana por ser reivindicado. A veces estos perjuicios originan que se metan en grandes pleitos, se llaman pleitistas o querulantes.
Ideas celosas: el paciente se cree engañado por su pareja y vive temeroso y convencido por esa idea de infidelidad que la lleva a hacer perjuicios y persecuciones.
Ideas obsesivas. Están caracterizadas por ser ideas erróneas reconocidas por el paciente, que reconoce el carácter patológico de la idea. La conducta del paciente no esta condicionada por esa idea, o solo de forma parcial. Como consecuencia del reconocimiento del paciente de la idea, trata de rechazarla y eliminarla de su pensamiento, pero generalmente esa idea obsesiva lleva una carga afectiva, por lo que se genera una lucha interior, que termina con el establecimiento de la idea en el pensamiento del paciente. La lucha interna en el paciente provoca gran angustia y ansiedad.
Podemos clasificarlas en tres grupos:
- Ideas obsesivas impulsivas
- Ideas obsesivas fóbicas
- Ideas obsesivas puras
Ideas obsesivas impulsivas: En este caso, el paciente dominado por esa idea se siente impulsado a realizar , ejecutar determinados actos, que sin ser incorrectos tampoco coinciden con el comportamiento normal y hábitos de la mayoría de las personas, estando a veces en contra de las normas sociales. Ejemplo: en niños es habitual que cuando van andando van pisando unas líneas del suelo y otras no.
Ideas obsesivas fóbicas: El enfermo vive dominado por un estado permanente de miedo y no hay que lo justifique, es un miedo absurdo, no se conoce la causa. Pueden relacionarse con determinadas cosas:
Enfermedades: Nosofobia: miedo a las enfermedades en general. Bacilofobia: miedo a los gérmenes
Sifilofobia: a la sífilis. Misofobia: a la suciedad. Sidofobia: al SIDA
Muerte: Tanatofobia: a la muerte. Necrofobia: a los muertos
Seres vivos: Zoofobia: miedo a los animales en general. Ginecofobia: a las mujeres. Antropofobia: a los hombres. Miofobia: a los ratones. Cinofobia: a los perros
Elementos naturales: Anemofobia: al aire. Talasofobia: al mar. Nictofobia: a la noche
Lugares: Claustrofobia: lugares cerrados. Agorafobia: lugares abiertos. Oicofobia: a casa
Ideas obsesivas puras. Son aquellas ideas que se caracterizan porque no producen estados secundarios, como en el caso de las ideas impulsivas o fóbicas. No determinan cambios de comportamiento. Tambien se las llama obsesiones ideativas. Su carga afectiva puede provocar gran ansiedad.
Hay 3 tipos: Escrúpulos obsesivos: son ideas obsesivas que producen un estado permanente de duda, se llama enfermedad de la duda. Recuerdos obsesivos: tienen su origen en representaciones neumónicas, en recuerdos que se imponen de forma automática y ocupan persistentemente la mente del paciente. Así el recuerdo se transforma en ideas obsesivas. Obsesión especulativa o interrogativa: es la necesidad patológica de formularse preguntas interminables respecto a un tema determinado. El enfermo vive obsesionado por los interrogantes, siempre se pregunta el como y el porque de las cosas, y al contestar el como se pregunta el porque de la respuesta y luego el como, así siempre.
Ideas sobrevaloradas. Tienen su origen en creencias o congenciones religiosas, filosóficas, políticas, sociales, culturales. Es una idea que sobrevalora algo. Esta idea esta creada por un juicio interferido por un estado pasional. Esta idea esta en los limites de la idea delirante, incluso a veces se transforma en ella.
Ideas fijas. Son las ideas que persisten en la conciencia pero sin perturbar al pensamiento ni modificar el comportamiento. Es la representación persistente de un hecho que ha causado gran impacto afectivo o que tiene gran carga emocional para el paciente y se repite.
PSICOPATOLOGIA DE LA ASOCIACION IDEATIVA. La asociación ideativa se relaciona por un mecanismo psíquico mediante el cual estas ideas se relacionan entre ellas. Es una actividad importante del psiquismo humano, porque interviene en la creación del pensamiento, y cuando se ve alterada, tambien se altera el pensamiento. La asociación de ideas debe llevarse con un ritmo determinado y debe efectuarse con un orden y siguiendo unas leyes lógicas para tener coherencia. Así los trastornos de la asociación ideativa serán trastornos del ritmo o de la coherencia.
Trastornos del ritmo
- Acelerado: se da en todos aquellos casos en que hay una hiperactividad psíquica (taquipsia). Hay asociaciones muy rápidas, incluso fugaces de las ideas, pero que son muy inestables y están generadas por estímulos externos. El paciente pasa de un tema a otro sin ser capaz de seguir una idea principal, pero los temas si tienen relación. Se conoce como fuga de ideas. Hay que distinguirlo del pensamiento saltón, donde no hay relación y no existe ningún punto de unión, se da en pacientes maniacos, por intoxicación de anfetaminas…
- Lentificado: las ideas se encadenan lentamente y coinciden con un retardo general de la actividad psíquica o bradipsiquia. Se da en pacientes con depresión, demencias y confusión mental.
Trastornos de la coherencia. La elaboración del pensamiento normal se hace siguiendo unas leyes lógicas, pero hay circunstancias en que la asociación de ideas se escapa al pensamiento lógico y se hacen de manera arbitraria, por lo tanto el pensamiento se hace incomprensible e incoherente o ilógico, esto se conoce como incoherencia asociativa.
PSICOPATOLOGIA DEL JUICIO
El juicio solo es una capacidad del ser humano y ocupa una de las posiciones mas elevadas en la escala jerárquica de la actividad psíquica. Es una actividad mental que realiza una síntesis mental que nos permite llegar a unas conclusiones que se extraen de comparar y relacionar las ideas o conocimientos. Actúa como filtro y confronta y depura los conocimientos para que el pensamiento final sea lo mas fiel posible a aquello que deseamos exponer.
Trastornos cuantitativos
Por defecto (no hay por exceso)
- Juicio insuficiente: se da en aquellos casos en que hay un incompleto desarrollo del psiquismo y el juicio no ha alcanzado su desarrollo completo. En oligofrenias.
- Juicio debilitado: habiéndose alcanzado un completo desarrollo del psiquismo se ha perdido la capacidad de juicio, una parte o toda. Por tumores o demencias.
- Juicio suspendido: la capacidad de juicio queda suspendida por un tiempo limitado, se pierde por un momento de tiempo: en el sueño, confusión mental, en coma, crisis epilépticas…
Trastornos cualitativos
- Juicio desviado: esta debido a la interferencia de una carga afectiva de gran intensidad que impide al individuo hacer una valoración exacta y lógica de la realidad, por lo cual le impide reconocer sus errores. En manías, delirios…
PSICOPATOLOGIA DEL RACIOCINIO
Es un escalón más en la función psíquica. Actúa a modo de filtro con los juicios, comparándolos, como actúa el juicio. El resultado final es el pensamiento.
PSICOPATOLOGIA DEL PENSAMIENTO
El pensamiento es el exponente de mayor jerarquía del ser humano. A través del pensamiento expresamos nuestro conocimiento y su finalidad es la comprensión, entendimiento y facilitar las relaciones humanas. En todo pensamiento hay un contenido, un tema, además de un curso o discurrir. Estos son los 3 aspectos fundamentales del pensamiento. Lo que mas interesa desde el punto de vista de las patologías es el contenido y el curso. El pensamiento va evolucionando con el desarrollo del ser, desde el pensamiento primitivo o mágico de los niños, al pensamiento lógico. El factor mas importante que propulsa la evolución es la inteligencia.
Pensamiento mágico: es patrimonio de los niños y de los eres humanos primitivos. El hombre en su evolución va apartándose del pensamiento mágico, pero no lo aparta del todo. Es aquel que atribuye a los objetos cualidades extrañas y poderes mágicos ligados a alguna vivencia. Aquí se enraízan las supersticiones, se crean amuletos y talismanes... Al madurar, este pensamiento pasa a un segundo plano, pero volvemos a el cuando aparece alguna situación de riesgo o peligro. Normalmente pertenece a seres que han tenido una escasa evolución.
Pensamiento lógico: es el resultado de las distintas formas de razonamiento, es e pensamiento que todo ser humano tiene cuando ha adquirido la madurez psíquica.
Puesto que el pensamiento tiene un curso y un contenido, los trastornos están referidos a alteraciones en estos dos aspectos.
Trastornos en el curso
Curso acelerado: el transcurrir del pensamiento es más rápido de lo normal, es la consecuencia de la aceleración del ritmo asociativo.
Se produce en casos en que hay un aumento de la actividad psíquica y hay excitación psíquica (taquipsia). Lo valoraremos porque la expresión del pensamiento se produce con un lenguaje acelerado (verborrea), se habla mucho y muy deprisa. Hay que distinguir de la alogorrea, que es hablar mucho pero no deprisa.
Cuando es un grado mas extremo, aparece la fuga de ideas o pensamiento ideo fugaz: el paciente pasa de un tema a otro rápidamente, pero siempre con un nexo de unión, a diferencia del pensamiento saltón, que no tiene relación. Puede ser una fuga de ideas hablada, si el paciente habla mucho y muy deprisa expresando este pensamiento. Tambien existe otra fuga de ideas cuya manifestación es puramente subjetiva, y el paciente no lo expresa, esta se dice que es pensada.
- Curso lentificado: es opuesta al anterior, el pensamiento esta retardado, es consecuencia del retardo del ritmo asociativo. Se observa en casos donde aparezca una hipoactividad psíquica (bradipsiquia). El pensamiento es lento y el paciente se expresara lentamente.
- Prolijidad o minuciosidad del pensamiento: es la dificultad para establecer los limites precisos de lo fundamental y de lo que es superfluo, de los detalles sin importancia. Incapacidad del paciente para extraer de los contenidos mentales aquel material que es esencial e indispensable para llegar a una conclusión. El proceso mental se diluye en infinidad de detalles carentes de importancia que impiden llegar a una conclusión, al objetivo final del pensamiento.
- Interceptación: interrupción brusca del pensamiento en cualquiera de sus tramos, de forma que produce la ausencia de ideas en la conciencia del individuo de duración variable, para luego reanudarse, bien con la idea interrumpida o bien con una nueva idea.
- Rigidez: es un trastorno motivado que la persistencia brusca de una idea a la que el paciente da una preferencia patológica, así el pensamiento es incapaz de salir de esa idea. Puede llegar a condicionar la conducta del paciente.
- Esterotipia: repetición continuada de palabras o frases que se intercalan en cualquier tramo del curso del pensamiento, estas palabras no tienen relación, no interfieren ni desvían el pensamiento, ya que no tienen nada que ver con el. Son como las muletillas q utilizamos.
- Disgregación: es un trastorno grave. Se produce cuando la idea directriz del pensamiento es incapaz de mantener y condicionar la progresión del pensamiento, de tal manera q ese pensamiento pierde la finalidad lógica. Así el pensamiento es comprensiblemente fragmentariamente, pero tomado en su totalidad es ilógico e incomprensible.
Alteraciones del contenido
Pensamiento incoherente: es aquel que esta formado por constelaciones ideativas. Es la consecuencia de una incoherencia en la asociación ideativa. A diferencia del pensamiento disgregado es totalmente incomprensible, y es imposible mantener una conversación con el paciente, debe suspenderse inmediatamente la entrevista, porque produce gran enfado y ansiedad. Se da en esquizofrenias. Para el paciente si tiene lógica.
Pensamiento delirante: el contenido patológico son las ideas delirantes. Es un trastorno q se produce por la consecuencia inmediata de la desviación de juicio, es producto de un juicio incapacitado para los errores, por lo que el paciente los acepta como reales.
Pensamiento obsesivo: esta formado por obsesiones variadas. La capacidad de juicio no esta desviada, el paciente reconoce, o erróneo de su pensamiento, pero no puede sobreponerse a esa imposición del contenido obsesivo del pensamiento, que tanto le angustia.








Psicopatología del pensamiento
M. del M. Rojas Vidal y M. I. España Ríos
Pensar significa mantenerse abierto a cuestiones, a información, comprender, hacer presente, entender significaciones, conectar entre sí y dotar de sentido; tambien supone explicación de causas y reflexión preparatoria de actividades, adoptar decisiones, establecer juicios, en definitiva, ordenar hechos materiales e inmateriales relativos a nosotros mismos y nuestro mundo
El pensamiento atraviesa por distintos estadios del desarrollo, desde un pensamiento menos estructurado, más determinado por estados de ánimo y en muchas ocasiones caracterizados por formas de pensamiento plástico-concretos, hasta un pensamiento más abstracto y conceptual.
 
Los determinantes psicológicos más importantes del pensamiento son: la vigilancia, la claridad de conciencia, la inteligencia, la memoria y la afectividad. El pensamiento necesita de un funcionamiento intacto de todo el cerebro.
 
Los trastornos psicopatológicos del pensamiento han de ser estudiados a través del lenguaje, vehículo habitual de transmisión entre las personas. De ahí que los trastornos del pensamiento y lenguaje vayan íntimamente relacionados. Sin embargo, con fines expositivos hemos diferenciado en lo posible los trastornos de cada una de estas funciones.
 
La psicopatología del pensamiento debe abordarse en dos dimensiones: en primer lugar observando sus aspectos formales, relativos sobre todo al curso del mismo, para en segundo lugar abordar los trastornos del contenido del pensamiento.
 
 
TRASTORNOS FORMALES DEL PENSAMIENTO
 
En este epígrafe se incluyen algunos trastornos del curso, de la productividad del pensamiento y del tono.
 
PENSAMIENTO INHIBIDO-LENTIFICADO
 
Con estos términos se hace referencia a dos tipos de pensamiento que con frecuencia suelen presentarse conjuntamente. El pensamiento lentificado se refiere al retraso, casi siempre continuo, del curso del pensamiento. Se manifiesta por la lentitud en el modo de hablar, en el ritmo de emisión de las palabras, que suele ser mucho menor el habitual. También puede reflejarse en la tardanza del paciente en responder a las preguntas que se le formulan, a pesar de que no se encuentra afectada la comprensión de las mismas. Por su parte el pensamiento inhibido hace hincapié en la vivencia subjetiva del paciente que comunica una dificultad para mantener el ritmo del pensamiento y por tanto de la conversación. Su queja estriba en una "dificultad para pensar", como si le faltara la energía necesaria para mantener el flujo de ideas.
 
En la clínica ambos trastornos suelen aparecer como consecuencia de un enlentecimiento general de la vida psíquica por alteraciones de índole somática o estar basados en trastornos de índole afectiva (depresiones).
 
PENSAMIENTO ACELERADO-IDEOFUGAZ
 
Se caracteriza por una desbordada productividad y un aumento de la velocidad del pensamiento y del lenguaje. Hay una extremada capacidad asociativa que produce un distanciamiento del tema inicial. En ocasiones el sólo sonido de una palabra provoca por asociación otra de fonética parecida (asociaciones por asonancia). El examinador puede seguir casi siempre la superficial y fugaz asociación de ideas a diferencia del pensamiento incoherente. El enfermo puede sentirlo como una aglomeración de ideas. Este pensamiento es típico de la manía.
 
 
PENSAMIENTO PERSEVERANTE
 
Lo constituye la asociación de la escasez ideativa junto a la repetición monótona de la misma idea o pensamiento, con imposibilidad de establecer un curso fluido, sin lograr una elaboración, ni concluirlo. Pueden causarlo el estadio de presueño, insomnio debido a preocupaciones, depresiones y psicosíndrome orgánico. Las ideas obsesivas son a menudo perserverantes.
 
 
PENSAMIENTO PROLIJO
 
Existe una dificultad en la selección de ideas, no suprimiendo lo accesorio, perdiéndose en una profusión de detalles, dando la misma importancia a lo anecdótico que a lo fundamental. Este pensamiento sería típico de algunos enfermos epilépticos, formando parte de lo que clásicamente se ha denominado carácter viscoso, y en general de los procesos orgánico-cerebrales.
 
PENSAMIENTO INTERRUMPIDO-BLOQUEOS
 
En el pensamiento interrumpido el enfermo siente la súbita interrupción del curso, quedando cortado; en este caso, hay una ausencia de conciencia a diferencia de los bloqueos. En los bloqueos existe una repentina ruptura del curso, el enfermo se detiene en medio de la conversación, se calla, "pierde el hilo", reanudando la conversación con otro tema. La conciencia permanece clara. Mientras que el pensamiento interrumpido suele ser una consecuencia de la interrupción brusca de la conciencia (ausencias), los bloqueos son una manifestación típica de las psicosis esquizofrénicas.
 
 
PENSAMIENTO INCOHERENTE-DISGREGADO
 
Para algunos autores los dos términos serían sinónimos. Para otros el pensamiento incoherente expresaría una exuberancia asociativa extrema, aunque su grado de comprensión sería mínimo. El sujeto no tendría tiempo de expresar muchas de sus asociaciones, quedando silenciadas, las palabras y las frases quedan sin conexión, se afecta el contacto con la realidad, y suele ser una manifestación de los trastornos de conciencia. Este cuadro se da en las psicosis exógenas y en todas los tratornos de base somática que afecten el nivel de conciencia.
 
Cuando el pensamiento carece de coherencia lógica y su contenido es incomprensible, se conoce como pensamiento disgregado. Cuando aparecen fragmentos sin aparente relación unos con otros, mezclados al azar, hablamos de pérdida de asociaciones.
 
En el grado máximo de disgregación, aparecen neologismos y paralogismos (ver trastornos del lenguaje).
 
Bleuler consideraba que la característica sobresaliente del trastorno formal del pensamiento en la esquizofrenia era la falta de asociaciones, que daría lugar a conceptos confusos y versátiles. Esta falta de la totalidad de las ideas sería el resultado de la condensación (dos ideas con algo en común se combinan en un concepto falso), del desplazamiento (se usa una idea para formar una idea asociada), o del uso equivocado de símbolos (utilización de los aspectos concretos del símbolo en vez del significado simbólico). La falta de conexiones adecuadas entre pensamientos sucesivos (asindesis) motiva la agrupación de ideas más o menos relacionadas en vez de secuencias bien estructuradas y que es incapaz de eliminar el material innecesario y enfocar el problema que tiene que resolver. Todo ello da lugar a un tipo de pensamiento concreto por la pérdida de la capacidad de abstracción (este pensamiento también puede darse en las enfermedades orgánicas cerebrales, aunque aquí se pierde el repertorio verbal).
 
TRASTORNOS DEL CONTENIDO DEL PENSAMIENTO
 
IDEAS SOBREVALORADAS
 
Son pensamientos que predominan sobre los demás por su especial tonalidad afectiva y que mantienen su predominio permanentemente o durante un periodo largo de tiempo. Gira toda su actividad en torno a sí, predominando los temas del honor, la afirmación social, la venganza. Conducen a una convicción más timógena que racional.
 
 
IDEAS OBSESIVAS
 
Estas ideas aparecen reiteradamente, de caracter molesto y preocupante, que escapan al control del Yo y determinan que el enfermo establezca una serie de estrategias para luchar contra ellas, sin éxito, ya que una y otra vez le torturan con su presencia, apareciendo contra el deseo del paciente.
 
Sus características son: ideas erróneas, absurdas para el propio sujeto, aunque se siente obligado a pensarlas de forma repetitiva y que se acompañan de gran angustia. Se expresan como dudas, vacilaciones, escrúpulos representaciones o temores irracionales
 
Aunque las ideas obsesivas son propias de los trastornos obsesivo-compulsivoss, también pueden aparecer en las depresiones, en la esquizofrenia y en los cuadros orgánicos, sobre todo en los cuadros postencefalíticos.
 
 
IDEAS DELIRANTES
 
Distinguimos entre ideas delirantes primarias y secundarias.
Ideas delirantes primarias. Para que una idea pueda ser considerada como delirante, debe cumplir las siguientes premisas:
 
­ Ser falsa.
 
­ Ser irrebatible a toda argumentación lógica.
 
­ Establecerse por vía patológica (diferenciándose de las creencias mágico-religiosas en las que prima los factores socio-culturales.
 
­ No derivarse directamente de otras manifestaciones psicopatológicas.
 
Lo fundamental de la experiencia delirante primaria es que aparece un significado nuevo asociado a algún otro suceso psicológico. Kurt Schneider ha sugerido que estas experiencias pueden reducirse a las siguientes: humor delirante, percepción delirante, ocurrencia delirante, interpretación delirante y representación delirante.
 
Para algunos autores lo primario sería un trastorno de la actividad del Yo que se reflejaría en la vida afectiva, dando lugar a estados especiales de ánimo denominados humor delirante o trema, del que surgirían las ideas delirantes como tablas de salvación. Los contenidos no se deberían al azar sino que son respuestas universales a sentimientos y acontecimientos íntimos.
 
­ El humor delirante o trema hace referencia a un estado de ánimo especial caracterizado por la actitud de perplejidad, expectación, ante la realidad exterior, que conlleva la vivencia de que las cosas suelen perder su significado habitual, sin llegar el paciente a captar qué pueden significar, pero con la certeza de que está en relación con él mismo. Este estado especial se manifiesta por los "presentimientos" (algo importante y grave va a ocurrir), "ideas de vaga significación" (las cosas significan "algo" en relación con el paciente), "oscuras sospechas" y "vivencias de lo puesto" (los objetos son colocados y puestos para indicar "algo" al paciente).
 
­ Percepción delirante. Es la atribución de un significado nuevo, generalmente autorreferencial, a un objeto normalmente percibido. El paciente en el momento de percibir el objeto lo vincula con un significado absolutamente descontextualizado del objeto (un perro significa que el fin del mundo es inminente, o un cochecito de niño significa que lo van a matar). No existe ningun proceso de elaboración del significado del objeto percibido, lo que daría lugar a una interpretación, sino que la vinculación objeto-significado absurdo se da en el instante mismo de la percepción. Este significado suele ser de tipo autorreferencial. La percepción delirante es considerada desde Kurt Schneider un síntoma de primer rango para el diagnóstico de esquizofrenia .
 
­ Ocurrencia delirante. Se trata de una certeza súbita de caracter delirante, sin que medie percepción alguna. Aquí el fenómeno se produce a nivel del pensamiento sin intervención de la percepción, surge primariamente del propio proceso mental del sujeto. Son mucho más frecuentes que las percepciones delirantes, pero tienen menos valor para el diagnóstico de esquizofrenia.
 
­ Interpretación delirante. Consiste en la valoración delirante de hechos, ideas, actuaciones u otros fenómenos psíquicos correctos. El sujeto establece conexiones entre varios acontecimientos presentes y pasados, por lo que supone un trabajo de elaboración más compleja que en el caso de la ocurrencia o la percepción delirante.
­ Representación delirante. También denominada recuerdos delirantes. Es dar un significado nuevo a un recuerdo, de forma que el enfermo interpreta el pasado con una configuración delirante.
 
Ideas delirantes secundarias o deliroides. Contienen todas las características de las ideas delirantes primarias, a excepción de que siempre se derivan de manifestaciones psicopatológicas de otra índole, por ejemplo, a partir de un fenómeno alucinatorio o de un estado de ánimo depresivo o eufórico. Por ello este tipo de fenómeno psicopatológico puede estar presente no sólo en las psicosis esquizofrénicas, sino también en todo tipo de psicosis y en los trastornos afectivos.
 
Contenido de los delirios. El contenido de los delirios es muy variable y está en relación con la biografía del propio paciente o con el medio social y cultural en que vive. Los agruparemos según su presentación en las siguientes patologías: Los delirios místicos son frecuentes en las psicosis de base orgánica como la epiléptica; el delirio autorreferencial y de perjuicio en la esquizofrenia; el delirio de celos en el alcohólico; el delirio de grandeza en la manía; el delirio de enfermedad, de culpa, nihilista y de ruína en la depresión; el delirio erotomaníaco en la esquizofrenia y la manía...
Evolución de los delirios. Distinguimos tres posibilidades de evolución:
 
­ El delirio persiste con igual intensidad a lo largo del tiempo; a medida que se va cronificando, la fuerza operante sobre la conducta va disminuyendo.
 
­ El delirio se aisla o encapsula, permitiendo una actividad del pensamiento y de la conducta poco o nada contaminadas por la influencia del mismo, aunque persiste.
 
­ El delirio se degrada hasta su disolución. Iría desde una disminución de la certeza del delirio, la aparición de recuerdos delirantes (en el que aun no se acepta la falsedad del delirio aunque se vive como externo al Yo) y el recuerdo del delirio (se recuerda la temática del delirio y se aprecia su falsedad).
 
 
PSICOPATOLOGIA DEL LENGUAJE
 
Definimos el lenguaje como un sistema de signos que sirve de vehículo para expresar vivencias, ideas, y, en definitiva, para establecer la comunicación con otras personas. Para el funcionamiento correcto del lenguaje es necesario la coordinación motora de todo el aparato destinado a la fonación, así como la integridad de las áreas cerebrales responsables del lenguaje.
 
Ya se hizo referencia a la estrecha relación entre pensamiento y lenguaje, en tanto que el lenguaje es el vehículo de expresión del pensamiento, y así mismo el lenguaje ejerce un importante influjo sobre el pensamiento.
 
TRASTORNOS FUNCIONALES (NO ORGANICOS)
 
En ellos no se demuestra alteración de tipo sensorial, motor, o de comprensión, expresión o elaboración del lenguaje y son consecuencia de un trastorno psíquico.
 
 
TRASTORNOS FORMALES DEL LENGUAJE
 
­ Mutismo. Podría considerarse como la máxima expresión de alteración del lenguaje, consistente en la ausencia del mismo, conservándose indemne la función verbal. El sujeto no habla, pero es capaz de hablar, permaneciendo generalmente inmóvil, o con escasez de movimientos.
 
Puede aparecer mutismo en las siguientes patologías:
 
­ Depresiones graves (estupor depresivo). El enfermo presenta una inhibición del lenguaje con pérdida del impulso para hablar.
 
­ Cuadros psicóticos. Como en la esquizofrenia catatónica (estupor catatónico), en cuyo caso el paciente permanece insensible a la reiteración de las preguntas, con los dientes apretados y la expresión impenetrable, generalmente acompañado de gran angustia y desesperación. También en pacientes delirantes crónicos y paranoides el paciente puede aparecer como ocupado en otra cosa, lejano, distraído, ajeno a la conversación.
 
­ Cuadros orgánicos. Puede aparecer mutismo en estados demenciales avanzados o en proceso orgánico-cerebrales de otra etiología.
 
­ Histeria. Generalmente reactivo a una situación estresante, aunque a veces no se detecta un motivo justificante. Súbitamente el paciente no puede seguir hablando de forma transitoria.
 
­ Taquifasia. Consiste en la producción acelerada de palabras. El sujeto parece saltar de una palabra a otra, habla sin parar, unas veces siguiendo un orden, y otras veces de forma incoherente. Generalmente va unido a un hablar excesivo y compulsivo en cuyo caso hablamos de logorrea. Suele observarse en cuadros psicóticos acompañados de gran agitación psicomotriz, y en trastornos orgánicos.
­ Bradifasia. Se trata de un enlentecimiento de la emisión de las palabras. Se observa en melancólicos, confusionales, y a veces en la esquizofrenia.
 
­ Musitación. Que consiste en el cuchicheo de palabras en voz baja sin intención de comunicarse con las otras personas. El paciente parece estar hablando consigo mismo. Es propio de la esquizofrenia y de enfermos con deterioro importante.
­ Estereotipia verbal. Repetición frecuente de la misma sílaba, frase o palabra en un contexto inadecuado. Se presenta en esquizofrenias, epilepsias y demencias orgánicas.
­ Verbigeración. Se trataría de una forma de repetición automática de frases o palabras escasamente comprensibles en el curso de un lenguaje verborreico. Propio de la agitación catatónica y de otros trastornos esquizofrénicos.
­ Ecolalia. Trastorno que consiste en la repetición de palabras y frases emitidas por el interlocutor como si fuera su eco. Propia de esquizofrénicos, estados catatónicos, demencias y oligofrenias.
 
 
TRASTORNOS DEL VOCABULARIO Y SINTAXIS
 
­ Neologismos. Son palabras nuevas inventadas por el paciente, o bien palabras normales a las que le atribuye un significado especial. Pueden ser totalmente inventadas, o bien formadas por contracción o distorsión de otros términos. Se observa sobre todo en esquizofrénicos, en los que el origen de éste fenómeno podría estar en la necesidad de encontrar una palabra para expresar una vivencia del todo ajena a lo normal, en la simple repetición de términos aportados por las alucinaciones auditivas, o en el uso de un lenguaje simbólico particular inducido por las ideas delirantes.
 
­ Paralogismos. En los que el paciente utiliza palabras del vocabulario habitual, pero para significar un concepto distinto del que la propia palabra tiene. Es decir, atribuye a una palabra normal un significado peculiar y propio, del todo ajeno al real. Lo vemos sobre todo en esquizofrénicos.
 
­ Pararrespuestas. Son aquellas respuestas no apropiadas a las preguntas formuladas. Distinguimos pararespuestas en el sindrome de Ganser (simulación), en el que el contenido de las respuestas nos indica que el paciente entiende lo que se le dice y deliberadamente habla de un tema relacionado. Por ejemplo, cuando se le pregunta su edad contesta "en Enero de 1968", y cuando se le pregunta la fecha de nacimiento contesta "26 años". También puede observarse este fenómeno en pacientes esquizofrénicos, los cuales contestan lo primero que se les viene a la cabeza sin relación alguna con la pregunta.
 
­ Parasintáxis y paragramatismos. Consiste en el uso de frases incompletas, palabras entrecortadas, monosílabos, expresiones complicadas o alteración del orden de las palabras que da lugar a un lenguaje incoherente, ilógico e incomprensible. Este trastorno del lenguaje en su forma más severa se encuentra en un tipo de esquizofrenia denominada esquizoafasia.
 
TRASTORNOS ORGANICOS DEL LENGUAJE
 
Afasias. Son alteraciones del lenguaje secundarias a lesiones cerebrales localizadas en el hemisferio dominante. Se distinguen varios tipos de afasias según la localización del daño cerebral. Describiremos las dos más importantes.
 
­ Afasia motora o de Brocca. El sujeto entiende el lenguaje hablado y escrito pero es incapaz de articular palabras. Permanece mudo o altera palabras mutilandolas a veces (parafasias). La lesión está localizada en el area 44 de Broca.
 
­ Afasia sensitiva de Wernicke. El sujeto es incapaz de entender el contenido del lenguaje. Habla mal, con lagunas en el vocabulario. Puede acompañarse de alexia (incapacidad para leer), agrafia (incapacidad para escribir) y acalculia (incapacidad para realizar cálculos). La lesión cerebral está localizada en la circunvolución temporal posterior.
 
ALTERACIONES DE LA ARTICULACION
 
­ Disartria. Trastorno de la articulación del lenguaje, secundario a múltiples causas, desde alteraciones a nivel central, hasta alteraciones del aparato de la fonación. La medicación neuroléptica puede dar lugar a disartria.
­ Disfonía, Afonía. Trastorno de la emisión del lenguaje que consiste en la voz apagada o ausente, respectivamente. Puede ser secundario a patología orgánica, o menos frecuentemente de etiología psicógena (trastornos emocionales, histéricos...).
 
­ Dislalia. Expresión de los sonidos de forma defectuosa.
 
­ Tartamudez. Trastorno del ritmo del lenguaje. Su causa puede ser puramente psicógena (trauma psíquico, conflictos afectivos...) o secundario a un retraso del desarrollo psicomotor.
 
 
BIBLIOGRAFIA
 
1.­ Alonso Fernández F. Compendio de Psiquiatría. Edit. Oteo. Madrid 2ª ed 1982. pp. 25-693.
2.­ Ey H, Bernard P, Brisset Ch. Tratado de psiquiatría. Edit. Masson. Barcelona. 8ª ed. 1978, 5ª reimpresión 1992. pp.112-114.
3.­ Hamilton M. Psicopatología clínica de Fish. Edit. Emalsa. Madrid. 2ª ed. 1986. pp. 43-74.
4.­ Higueras Aranda A, Jiménez Linares R, López Sánchez JM. Compendio de Psicopatología. Edit. Círculo de Estudios Psicopatologicos. Granada. 3ª ed. 1986 pp. 59-94
5.­ Ruíz Ogara C. Psicopatología del pensamiento y del lenguaje. En: Ruíz Ogara C, Barcia Salorio D, López-Ibor JJ. Psiquiatría. Tomo 1. Edit. toray. Barcelona. 1ª ed. 1982. pp. 396-420.
6.­ Serrallonga J. Trastornos del pensamiento y del lenguaje. En: Vallejo J. Introducción a la psicopatología y la psiquiatría

Psicopatología y fenomenología del pensamiento delirante.
Alienación de la persona. El "Yo psicótico" y delirante.

Tema V. Psicopatología del pensamiento: la idea delirante
Semiología de la alineación de la persona: el “Yo psicótico” o delirante.

(se aconseja repasar también: Tratado de psiquiatria. H. Ey, P.Bernard y Ch.Brisset. 8ª edic  Toray-Masson 1.978.

            Queridos psicopatólogos y psicopatólogas.
            Queridos residentes de psiquiatría y psicología.  

    Contra la alienación neurótica de la persona, en forma de miedos, represión, fobias, obsesiones y demás temores neuróticos, os presento la alienación psicótica del yo:  El yo delirante.

    El Delirio: “un radical cambio en las relaciones del individuo con la realidad, en forma de ideas, creencias, vivencias, percepciones y pasiones.”  

    “La alienación de la persona es el delirio”,
    (el delirio es ya su concepción del mundo y eje de su existencia).
    ¡una pérdida de la autonomía del ser¡. ¡ no una limitación neurótica en este caso¡
     ( para la persona que lo sufre, no se trata de una pérdida, sino de una ganancia, de un descubrimiento o revelación de nuevas significados hasta  ahora ocultos,...
    ¡¡ "ya sé lo que pasa,...ya he descubierto la verdad" (dice un paciente tras el pródromo de su episodio psicótico)

    -El delirio como paradigma de la pérdida de libertad.
            -ver delirio de influencia, control, posesión, etc.
            -en el delirio paranoide y megalomaniaco, el paciente "descubre" una nueva libertad ficticia, que reivindica el dominio de un nuevo yo, y hace creer al paciente “libre” de las ataduras previa.   "vivía engañado, ya he descubierto la verdad".

“Un nuevo yo, un yo delirante, se impone, y subordina la realidad pretérita y  biográfica del individuo a la nueva realidad.”

En el psicótico:
Concepción del mundo implicada en la noción del yo.
El yo vinculado a su Mundo, “ligazón existencial” constitutiva de la “Realidad” del ser-en-su-mundo.
Realidad, no sólo como el mundo físico, también el mundo humano que nos rodea, y el mundo psíquico o interior. (ver realidades “mundos de Popper”)

En relación a la vinculación de nuestro yo psicótico  con el mundo: opciones

   -Realidad autística: esquizoide. Incomprensión y presión del mundo, que lleva al  replegamiento autístico y ostracismo. “yo esquizofrénico”.
   -Negación e infravaloración del yo, hasta la “desaparición”: delirio depresivo.
   -Expansión hacia el mundo: aprehensión, dominio del mundo en el delirio maniaco.
   -Posición paranoide clásica: el yo recela, desconfía., “perseguido y perseguidor”.      
   -Posición paranoide agresiva, de confrontación, lucha reivindicativa, del yo paranoide.
   -Posición pasional, de dependencia amorosa, con el mundo:
      *de amor erotomaniaco. Recibir, ser amado.
      *de dominio, posesión, miedo a pérdida sobre el objeto amado: celotípico.
   -Vínculo con un mundo imaginario, sin barreras y sin leyes físicas, sin límites en el parafrénico expansivo, que crea mundos sustitutivos con nuevas estructuras y leyes físicas.
   -Ligazón caótica y desorganizada, confusional, en la esquizofrenia desorganizada, y delirium.

Valores de realidad que ligan al yo a su mundo.
-La ligazón: las creencias que asignan a todos los fenómenos del mundo su significado, y su grado de realidad para el yo.
-La cultura del medio y “presión social”.
-El pensamiento mágico predominante.


La alineación del yo:
¿cuándo el yo esta alienado?.
Inversión de las relaciones de realidad del yo con su Mundo.

El yo psicótico se manifiesta por síntomas (convicciones, juicios, actitudes, conductas, pasiones, etc,) que formas su ideal, su verdad, fuera de la realidad de los demás.

Evolución:
-A partir de la “vivencia delirante primaria”
-Un trabajo de germinación, de construcción, que da lugar a un sistema, a una concepción fantástica o a un laberinto impenetrable.
-Las ideas delirantes constituyen los temas que manifiestan la translocación de la existencia (Dasein), de la relación del yo con su mundo.


Semiología de la alineación de la persona: el “Yo psicótico” o delirante.
            Formas clínicas:

1. Expansión delirante del yo: ideas de grandeza y de megalomanía:
            -dueño del mundo, plástico y moldeable a los deseos del yo.
            -todopoderoso, divino, superdotado, extraordinario
            -objeto de un amor absoluto (erotomanía).
            -inspirado y profético, mesiánico.

2. La retracción delirante del yo:
            -negación del mundo
            -cataclismo cósmico,
            -de indignación moral y de culpabilidad.
            -de enfermedad, de ideas hipocondríacas.
            -y de frustración (de celos).

3. Pérdida de la unidad del yo, del dominio e intimidad del yo:
            Tipo: ideas de influencia, de control, robo pensamiento, etc.

4. Delirio de persecución. (perjuicio moral, físico, social, etc):
            “Punto de mira”. Combina la retracción, con la expansión del yo.

5. Delirio de la personalidad:  las ideas delirantes ya fijadas, se desarrollan y organizan la totalidad de la existencia.


Semiología de la alineación de la persona: el Yo psicótico o delirante.
Semiología clásica:
Mecanismos de producción, de extensión y de edificación del delirio.

Tipos clínicos:
-Delirios pasionales, que polarizan el yo: Una pasión guía o directriz.
            .a) de amor: Tema erotomaniaco, celotípico, de amor universal. 
            .b) de reivindicación.
                        -egoísta: paranoide, egocéntrico querulante por el bien propio.
                        -altruista: filantrópico, reivindicación de justicia social, etc.

-Delirios sistematizados de persecución.
            Estructura sistemática y razonante. Intuición e interpretación.
-Delirios sistematizados de  influencia, control y posesión.
-Delirios interpretativos, de “causalidad”. (“delirio en red”)
-Delirio sensitivo,  de relación, de referencia.  (de K. Schneider): “esquizoneurosis”

-Delirios de imaginación de Dupré y parafrenias de Kraepelin.
Cronicidad, proliferación imaginativa, rica fabulación, falsificación del recuerdo. Concepción fantástica del mundo.

-Delirios de la psicosis afectiva: melancolía psicótica y manía delirante.
-Esquizofrenias:
            Existencia autística, un Mundo impenetrable, caótico, Un verdadero “mundo al revés”.
            Replegado y “vuelto” hacia las profundidades imaginarias del ser.

El delirio autístico del esquizofrénico forma un mundo interior y hermético: Neologismo, fórmulas enigmáticas, palabras abstractas y vagas, frases incoherentes, “ensalada verbal”, soliloquios, esquizoafasia, que llevan a la disgregación de la personalidad, e impotencia para la comunicación interpersonal.

-Delirios oníricos. Ensoñación delirante, con afectación nivel conciencia.
-Delirio ocupacional: Automatismo delirante “ocupacional”  en el delirium.
-Delirio histérico. Delirio disociativo, ficticio, imaginativo, psicogénico y reactivo a un trance histérico o vivencia traumática. Con regresión conductual y pseudodemencia.

----------------------------//----------------------------------

Posdata del  yo psicótico:
¡¡Esto no es DSM-IV, esto es fenomenología de la psicosis¡¡.
Y tú,    ¿cómo sabes que no estás psicótico?.
“Psicóticos son sólo los demás. Lo mío es real, no son alucinaciones”.

¿por qué la psicopatología clásica?.  




Forma de contactar con el organizador:
Carta a:  Dr. J. L. Día Sahún..
 “Seminario de Psicopatología descriptiva y fenomenología”
            Hospital Universitario Miguel Servet. Servicio de Psiquiatría
Paseo Isabel La Católica 1-3. 5.009 Zaragoza.
Tf: 976 76 55 00. FAX: 976 76 56 12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada